• Chinandega, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El centro de convenciones Antón Che se convirttió este domingo en el escenario de una boda masiva civil que impulsó el abogado Roberto Lira.

En total, unas 50 parejas, quienes compartían techo y procrearon hijos, contrajeron matrimonio.

“Tengo ocho años de estar con ella. Quiero a mi esposa. Tengo una niña con ella, quiero formalizarme, porque deseo vivir en una familia”, dijo Juan Carias Ochoa, quien se casó con Jessenia Abelares, luego de vivir ocho años juntos, en El Viejo.

Algunas parejas tenían hasta 20 años de convivencia. Carol Munguía/ENDEn la boda masiva, que se efectuó en conmemoración al Día del Amor y la Amistad, hubo muchas muestras de cariño y respeto.

Los contrayentes son originarios de Puerto Morazán, El Realejo, El Viejo, Posoltega y Chinandega.

Algunas parejas que se unieron en matrimonio civil tenían hasta 20 años de convivencia.

“Llegó la hora de arreglar mi vida. Darle la dignidad de esposa a la que ha sido mi compañera de vida y madre de mis hijos”, dijo Adrián Pérez, miembro de una Iglesia evangélica.

Roberto Lira, altruista abogado de esta ciudad, indicó que tiene tres años con el plan.

En 2015 se casaron 43 parejas, en 2016 la cifra subió a 46 y este año son 50.

“Yo busco la unidad familiar. Los abogados de mi equipo estamos enfocados en el aspecto social para la ciudadanía. Busco que haya respeto, unión familiar y amor a los hijos”, explico.