•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

María Gabriela Alvarado, una nicaragüense de 28 años originaria de Masaya, es amante de la música, el canto, el voleibol y el futbol, y desde los 16 años estaba convencida que a través de la política se puede cambiar la desigualdad social.

Reside en Ecuador, país al que se trasladó a finales de 2014 para estudiar una maestría en Sociología. En diciembre pasado, junto a tres compañeros ganó el concurso de emprendimientos sociales de la Facultad de Sociología y Estudios de Género, de Flacso, por su proyecto NET-Fuge Conectando vidas, generando sinergias, cuyo objetivo es dignificar la vida de personas refugiadas creando una bolsa de trabajo, entre otras acciones.

La propuesta de Alvarado y sus compañeros fue seleccionada para participar en la semifinal de la competencia mundial del Premio Hult a desarrollarse en Shanghái, China, el 3 y 4 de marzo próximo. Si los seleccionan como finalistas del certamen, competirían contra otros proyectos de diferentes países por  un premio de un millón de dólares como capital semilla, para implementar su iniciativa.Alvarado junto a dos compañeros del proyecto.

¿Por qué te atrajo estudiar ciencias políticas?

Cuando uno decide estudiar una carrera tiene 16 o 17 años. En ese momento tenía una idea utópica de algunas carreras. Vi que a través de estudiar ciencias políticas podría involucrarme directamente en causas sociales y también en el diseño de políticas públicas, con el motivo de generar impacto en los procesos sociales desiguales de mi país.

En ese momento, pensé que las ciencias políticas era una carrera que me podía acercar a esa problemática para trabajar en solucionar estas dificultades. Pero si en esa época hubiese tenido el recorrido que tengo hoy, creo que muy probablemente hubiera optado mejor por estudiar sociología.

¿Cómo llegaste a Ecuador?

Una vez que egresé de la carrera, comencé a realizar pasantías en el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEPP), en donde trabajé por cinco años de asistente, investigadora y coordinadora de proyectos. Llevaba los temas de seguridad ciudadana, violencia de género y seguridad fronteriza. Dentro de los temas de seguridad fronteriza me topé con el tema de migración. Llegó un momento en el que decidí que era el momento de volver a estudiar y especializarme un poco más. Uno de mis referentes principales siempre fue la Facultad de Sociología y Estudios de Género, Flacso, que es como la principal universidad de posgrados en América Latina. Ahí descubrí que en el Ecuador se estaba ofertando una maestría en sociología, con un pénsum bastante diverso. Apliqué a inicios del 2014 y obtuve la beca para venirme a estudiar a Ecuador. En octubre de 2016 terminé la maestría y la tesis la defendí en diciembre.

Desde el principio de la maestría tomé la decisión de trabajar el tema de refugio, teniendo en cuenta que Ecuador es el país con mayor recepción de refugiados en América Latina. Entonces si quería entender el tema migratorio, Ecuador sería el país que me daría una pauta muy amplia.

Fuiste galardonada con un reconocimiento por un proyecto que desarrollaste con tus compañeros. ¿Cuál es el contexto en el que surge el proyecto Net-fuge?

Hemos diseñado el proyecto NET-Fuge Conectando vidas, generando sinergias, en el marco del concurso mundial Hult Prize de emprendimientos sociales, que este año tiene como objetivo dignificar la vida de las personas en condición de refugio en el mundo. El equipo NET-Fuge ganó el concurso nacional en la sede de la Facultad de Sociología y Estudios de Género, Flacso, de Ecuador en diciembre. Esto le dio el pase al concurso regional en Shanghái, que se llevará a cabo este 3 y 4 de marzo de 2017.

Hult Prize es considerado la competencia de emprendimientos más importante del mundo y está  dividido en tres fases. La primera se trata de concursos nacionales en distintos países de todos los continentes. La segunda, concursos regionales que se consideran las semifinales. Nuestro equipo tiene un pase a la semifinal de Shanghái. Si logramos pasar esta fase, iríamos a las finales en Estados Unidos a competir por un capital semilla de un millón de dólares para llevar a cabo nuestro proyecto.

¿En qué consiste su propuesta?

Cuenta con cuatro fases a desarrollarse a través de un proyecto piloto en Ecuador. La primera será una plataforma virtual que reunirá todas las iniciativas de integración para las personas en condición de refugio promovidas por organizaciones e instituciones en el país. Además, se diseñará una consejería en línea sobre temas especializados en refugio y derechos humanos. Además, la plataforma contará con una red social que generará una base de datos cualitativos y cuantitativos de las personas en condición de refugio. Se fomentará una bolsa de trabajo que incluya nada más aquellas opciones que reúnan los mínimos derechos laborales, a través de alianzas con organizaciones, empresas e instituciones públicas.

NET-Fuge será una plataforma física también a través de la creación de un espacio de coworking, donde en primer lugar se genere el acceso de la plataforma virtual a la población refugiada, además, generaremos aplicaciones móviles, prácticas y fáciles de usar.

Propondremos  también la realización de emprendimientos sociales colectivos y participativos a partir de capitales semilla con población en condición de refugio.

¿Qué significa para vos como nicaragüense ser parte de este equipo seleccionado para las semifinales del premio Hult?

Estoy contenta de integrarlo y ser parte con gente de otras naciones, porque como nicaragüense justamente siento que aporto desde mi contexto y mi experiencia de los procesos sobre inmigración que viví en Nicaragua, pero también de los que viví acá  (Ecuador) y que se complejizaron. Como nicaragüense me siento parte de un grupo de Latinoamérica que tiene contextos parecidos y a la vez diversos. Me emociona mucho ser parte de este grupo.

¿Te gustaría trabajar esta temática en Nicaragua?

Obviamente el tema de los refugiados en Nicaragua no es igual que en el Ecuador, pero como es un concurso que busca la escalabilidad del emprendimiento, eventualmente también pensamos en cómo cuestionar esa categorización de refugiado que hay, pensando en la cantidad de nicaragüenses que emigran irregularmente hacia Costa Rica.

En ese concurso en China, ¿contra qué tipo de iniciativas competirán y qué tipo de reconocimiento obtendrían?
Hemos tenido la oportunidad de escuchar a otros equipos ganadores de Hult Prize a nivel nacional de Ecuador y de conocer otras propuestas de distintos países en años pasados en el marco de esta competencia (a pesar de tener otros objetivos). En su mayoría son ofertas dirigidas a la creación de productos innovadores, tecnologías, aplicaciones, alimentos, vemos que hay un alto énfasis en la creación de empresas a través de productos innovadores y tecnológicos.

Si logramos llegar a la final y ganamos el premio, obtendríamos un capital semilla de un millón de dólares. Sin embargo, desde que estamos en las regionales en Shanghái podemos presentar nuestra propuesta a miles de organizaciones y empresas que pueden interesarse por el proyecto, por lo cual consideramos que ya participar en este espacio es una oportunidad para conseguir un capital semilla y arrancar el proyecto.

Pronto participarán en la competencia del premio Hult, pero necesitan apoyo para completar su intervención, ¿qué tipo de apoyo es el que requieren, cómo hacérselos llegar?

Sí, en pocos días deberíamos estar viajando hacia Shanghái, China, para presentar el proyecto. Sin embargo, hemos tenido algo de dificultad recogiendo todos los fondos. Somos cuatro personas en el equipo y deben presentarse como regla un mínimo de tres integrantes al concurso. Hemos sacado un presupuesto de lo que necesitamos por persona para viajar, es alrededor de U$2000.

Hemos estado buscando empresas u organizaciones que quisieran auspiciarnos el viaje, como parte de su responsabilidad social. Un gran apoyo podría ser obtener algún auspicio por parte de empresas u organizaciones nicaragüenses para hacer efectiva nuestra participación. Si desean apoyarnos, pueden contactarnos al correo netfuge@gmail.com o escribirnos a través de nuestra página de Facebook: NET-Fuge.