•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los dos vulcánologos rescatados anoche del cráter Santiago, en el volcán Masaya, tenían dos días estudiando el coloso, informó hoy la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

El argentino Rodolfo Álvarez, de 60 años, y el nicaragüense Adriac Valladares, de 25, son los dos vulcanólogos que ayer sufrieron el accidente, el cual ha llamado la atención en Nicaragua.

Los rescatistas “ayer lograron liberar, después de dos días de estar en un punto del volcán Santiago, subirlos, liberarlos, a los hermanos Rodolfo Álvarez y Adriac Valladares. Eso fue alrededor de la media noche (del martes), después de estar toda la tarde luchando para tratar de llegar a la superficie” dijo Murillo.

Agregó que los bomberos “constataron que (los dos vulcanólogos) se encuentran en buen estado de salud”.

“(Lo) importante es el trabajo de nuestros rescatistas y del equipo de bomberos voluntarios del Ministerio de Gobernación (Migob) y de las asociaciones de bomberos, bomberos unificados”, agregó Murillo.

El problema se dio cuando ambos vulcanólogos estaban estudiando el coloso, pero se les rompió la cuerda que los sostenía, cayendo en las entrañas del volcán.

Los expertos pasaron todo el día del miércoles en el nivel dos del cráter principal del volcán, dos niveles por encima de donde se encuentra el lago de lava, según la Dirección General de Bomberos (DGB).

Valladares y Álvarez estaban a unos 450 metros por debajo del borde del cráter, de acuerdo con los cálculos de los rescatistas.

El objetivo del descenso era investigar y documentar dicho trabajo en el lugar, de acuerdo con la información oficial.

El lago de lava del volcán Masaya, uno de los más activos de América, atrae a miles de personas cada año, tanto por la rareza del fenómeno como por su fácil acceso, ya que se encuentra a 23 kilómetros de Managua y los turistas pueden alcanzar el borde del cráter en automóvil.

En agosto pasado el astronauta Scott Parazynsky y el explorador Sam Cossman, ambos estadounidenses, realizaron un descenso con el objetivo de estudiar y realizar el primer documental desde el nivel cero.