•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El argentino Rodolfo Álvarez, una de las dos personas que permaneció en el cráter Santiago, dijo a El Nuevo Diario que junto al nicaragüense Adriac Valladares estuvo desde el lunes hasta terminar la noche del martes atrapado en las entrañas del coloso, lo que consideró el menor de los riesgos ante la emergencia que se les presentó.

Álvarez aclaró que ni él ni Valladares son vulcanólogos, sino que pertenecen a la empresa Alta Research S.A., la cual diseña sistemas de descenso y que en el volcán Masaya se encontraban instalando cables de alta seguridad.

Tanto Álvarez como Valladares lograron ser rescatados al terminar la noche del martes y presentaban deshidratación, aunque permanecen en estado estable.

“El motivo de nuestro trabajo en el volcán se debió a la instalación de un sistema de descenso seguro que instalaríamos para que el programa Francés 'El monde de Jamie' pudiera descender al cráter. Para esto contamos con la aprobación del Ineter (Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales) y los otros departamentos del gobierno que autorizaron que dicho programa bajara al volcán”, indicó Álvarez.

El lunes, según relató, tanto él como Valladares instalaban el sistema con triple cable de seguridad para descender cuando ocurrió un derrumbe que interrumpió sus labores.

Cortesía/END“Fue durante la instalación inicial que bajamos (el lunes) con suficiente tiempo de luz para colocar el cable guía. Este trabajo normalmente no duraría más de media hora, una vez abajo, y consistía en fijar el cable alrededor de una piedra de suficiente tamaño para soportar la carga. Desafortunadamente, una avalancha de piedras enterró el cable y nos tomó más de 4 horas desenterrarlo”, precisó a El Nuevo Diario.

Lea más: Así se conoció en un primer momento la emergencia en el volcán Masaya

Agregó que al resolver el problema, ya no había suficiente luz, por lo que decidió enviar a un experto escalador.

Álvarez añadió que debido a la oscuridad que había la noche del lunes, optó por mantenerse en el cráter, junto a Valladares, y dormir en el sitio, pese al riesgo de los gases que emana el coloso.

“Por la completa oscuridad, en que nos encontrábamos (a pesar de los reflectores arriba y nuestras head lamps - lámparas en el casco-) y debido al peligro constante de avalanchas de piedras, decidí como líder del grupo que era mejor pernoctar en el cráter yo y mi compañero, William (Adriac) Valladares”, relata Rodolfo Álvarez.

“Si bien no es recomendable quedarse de noche en un volcán activo, las alternativas (eran) subir una pared vertical de roca inestable durante la noche, (lo cual) era una garantía al desastre; por lo que decidí que con nuestras máscaras para gases ácidos puestas y realizando un relevo entre los dos, en los que nos turnábamos para dormir en una cueva que encontramos, pasamos la noche (del lunes) en relativa seguridad”, añadió.

Agradece ayuda

El martes, continuó Álvarez, siguieron colocando el cable de triple seguridad y fue cuando llegaron los bomberos, “los cuales fueron invaluables en su asistencia muy profesional para ayudarnos a salir”.

Los bomberos, de acuerdo con información del gobierno nicaragüense, trabajaron todo el martes para rescatar a las dos personas. Las labores terminaron con éxito a la media noche del martes.

En su trabajo, Álvarez explicó que usaron una grúa personal para bajar al cráter, así como un traje climatizado (Cool Guard), el cual les garantizaba seguridad para acercarse al borde del lago de lava y tomar muestras.

“Queremos agradecer sobre manera la ayuda de los bomberos, la Policía Nacional, el Parque Nacional (Volcán Masaya), el Ineter y especialmente la Presidencia de la República en su ayuda y preocupación por nuestro bienestar”, comentó.

Finalmente, Álvarez indicó que el sistema de cable de triple seguridad está casi instalado y pidió a las autoridades permitir que esas labores concluyan.

El sistema “puede ser de gran ayuda para expediciones científicas y los mismos bomberos, que lo podrían utilizar con gran seguridad. Sería una pena que no se terminara este trabajo por miedos infundados, toda operación de este tipo tiene riegos inherentes, pero con las seguridades adecuadas (las cuales siempre hemos tenido) se puede finalizar este trabajo con seguridad”, remarcó.