•   Diriamba, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Alrededor de 35 personas que se dedican al trabajo de reciclar plásticos en el basurero municipal de la ciudad de Diriamba, corren el peligro de contraer enfermedades pulmonares a causa del humo de los incendios, los cuales obligan a los bomberos a usar cada semana hasta seis mil galones de agua para sofocar los siniestros.

Según Ana Julia Mojica, quien tiene más de ocho años trabajando en el basurero, personas ajenas al sitio llegan a pegarle fuego a los desperdicios, lo que perjudica a todos los demás.

También se ven afectados los habitantes de la zona alta y baja del barrio Sontole y Casa de Tejas.

“Aqui es diario esto del humo, cuando llegamos ya los chavalos vagos pegaron fuego a la basura, además que fuman y dejan caer la chiva del cigarro encendida en la basura. Nosotros llamamos a los bomberos porque nos da miedo que el fuego se extienda hacia otros lugares”,dijo Mojica.

Santiago Sequeira, subteniente de Asociacion Civil de Bomberos de Diriamba, comentó que se utilizan 500 galones de agua en cada viaje que realizan al lugar para sofocar el fuego.

Un camión de bomberos en el basurero. Tania Narváez/END“Diario vamos al basurero, recibimos llamadas de la alcaldia, lugareños y recolectores, en cinco dias se gastan alrededor de seis mil galones de agua y es un fuego que nunca acaba”, añadió Sequeira.

Fuente de ingesos

A diario se reciclan entre seis y ocho toneladas de botellas de plástico. Cada persona que recolecta ese producto gana entre 450 y 500 córdobas quincenales.

“Trabajamos por turnos, trabajamos tres veces por semana y descansamos todos el domingos. Las botellas las vendemos a una señora de Dolores, recogemos diario y ellos vienen a cargar al basurero, pero nos pagan quincenal”, expresó Ana Mojica.

Aunque se sabe que ya existe otro lugar que funcionará como basurero municipal, los recicladores dicen que la basura nunca deja de llegar a la quebrada del cementerio, pero que están dispuestos a trasladarse de lugar si es necesario, ya que ellos viven de la recolección.