•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por los delitos de femicidio y sustracción de hijos e hijas fue acusado por el Ministerio Público ante el juzgado Primero de Distrito Especializado en Violencia Marvin López, quien el pasado 22 de febrero asesinó de cinco machetazos a su expareja Sonia  del Carmen Mendoza Flores, de 22 años, en la comarca Pancasán, municipio de Matiguás.

El día del crimen, Marvin López se encontraba en compañía de su hermano Marlon Enrique López, quien iba armado de un machete. 

La acusación señala que el acusado ingresó al país el 20 de febrero procedente de Costa Rica y el día 21 buscó a Sonia, quien se había marchado a la comarca Pancasán para habitar junto a su nueva pareja Deybin Antonio Cuadra Aguilar, lugar donde llegó el femicida y le ordenó a Sonia que regresara junto con la niña de ambos a la casa, pero ella se negó.

Esta actitud provocó que el femicida arrebatara el machete a su hermano Marlon. Mientras él asesinaba a la joven, el hermano tomó a la niña y ambos huyeron. 

Uno de los machetazos le impactó en el brazo derecho, y otro le hizo un corte en la arteria yugular y la carótida.

Señala la acusación que después de ver muerta a la joven, el femicida junto a su hermano procedieron a sustraer a la menor y se dieron a la fuga.

El hermano está siendo acusado por los delitos de amenazas y por ser coautor del delito de sustracción de hijos e hijas en perjuicio de Sonia del Carmen Mendoza Flores, señaló el Ministerio Público.

Te interesa: Se contabilizan 61 homicidios

Los acusados, quienes no admitieron los hechos, están siendo defendidos por el defensor público Marlon Torres, quien señaló que para el próximo 8 de marzo, será la audiencia inicial para ambos procesados.

Por su parte, la jueza Ivania Sancho admitió la acusación y dictó la medida cautelar de prisión preventiva de los dos procesados por la magnitud del hecho.

Con el asesinato de Sonia son tres las mujeres que han sido víctimas de femicidio en este departamento, incluyendo la joven de San Pedro del Norte que fue asesinada cuando se disponía abordar un bus de transporte colectivo que la llevaría al municipio de Río Blanco y Jessenia Suyén Montenegro Morán, quien fue asesinada en una gasolinera en esta ciudad.