•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con música, cantos, guitarras, bailes y partidos de futbol, 160 niños  finalizaron con mucho éxito la semana pasada el proyecto Puentes Educativos que financia Visión Mundial y que ejecuta en coordinación con el Ministerio de Educación, Alcaldía del municipio de San Ramón y productores cafetaleros de cinco haciendas de este municipio.

Uno de los principales objetivos de Puentes Educativos es ir erradicando el trabajo infantil en las haciendas cafetaleras.

A este esfuerzo se han unido la Agropecuaria (Marcercafe), con las haciendas Santa Celia, El Esfuerzo, Margarita, Santa Clara y Los Placeres.

Una de las haciendas que se ha destacado este año es la hacienda Margarita, de Enrique Matamoros, quien además de pagar a los docentes del programa y acondicionar el local donde se imparten las clases, les garantiza a los más de 25 niños de su hacienda los tres tiempos de comida.

El programa reforzó Español y Matemáticas.“Antes de las ocho de la mañana el mandador me está diciendo a mí, vaya a dejarle el desayuno a los niños, y a las doce igual con el almuerzo, yo estoy pendiente que todos coman el desayuno y el almuerzo, y siempre cuando vienen niños yo le digo a la madre, mande al niño con el profesor en vez que le vaya a picar una culebra”, señala don Joaquín Hernández Escorcia, trabajador de la hacienda Margarita.

Don Joaquín señaló que ahora hay muchas oportunidades para estudiar, ya que hasta los cuadernos les regalan y antes no. “Por eso yo no sé leer ni escribir porque desde chiquito lo mandaban a uno a trabajar no a estudiar”, expresó este hombre que también tiene su hijo en Puentes Educativos.

Este proyecto les da oportunidad de educación y protección a los niños que emigran a las haciendas cafetaleras, ya que muchos de ellos pierden el año escolar o entran tarde porque sus padres aún están trabajando en los cortes de café.

“Aprendí a hacer muchas cosas, aprendí a dibujar, hacer muñecos, hacer flores y a bailar, aprendí hacer muchas cosas que no sabía”, señaló la niña Maryuri Padilla, que demostró que aprendió a bailar folclor.

Durante la cosecha cafetalera, los niños reciben reforzamiento escolar de español y matemáticas. Como todo es coordinado con el Ministerio de educación, se solicita información a la escuela de la comunidad donde el niño estudia para saber dónde tiene más problemas y en esa materia se le brinda el reforzamiento. Cuando finaliza Puentes Educativos se le entrega al niño un boletín donde se evalúa el aprendizaje y se le envía a su escuela, lo que le permite continuar sus estudios del grado superior, porque ha pasado el grado gracias al Puente Educativo, señaló la profesora Julissa Ferrey.

Además de matemáticas y español y otras materias de su aprendizaje, los menores aprenden a tocar guitaras, cantar, bailar y a jugar futbol, y lo que es más importante, es que los niños aprenden a socializarse con otros niños de otras comunidades, lo que es de mucha importancia para el desarrollo de la comunidad y el municipio.

En el cierre de Puentes Educativos estuvo presente el alcalde de San Ramón Marvin Aráúz, quien señaló la importancia que tiene la unidad para sacar adelante los proyectos sociales y un ejemplo es como los niños en vez de estar corriendo peligro cortando café, están preparándose para el futuro gracias al programa Puentes Educativos que se ejecutó en coordinación con los productores cafetaleros, Visión Mundial, el Ministerio de Educación y la Alcaldía, concluyó el edil.