•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ervin Valladares (28 años) y Olivia Raquel Sánchez (41 años), ambos de origen salvadoreño, fueron presentados ayer ante el juzgado V penal de audiencia, acusados de asesinar al ciudadano Francisco Antonio Melgar, también originario del vecino país. El crimen ocurrió el pasado viernes a eso de la una de la mañana.

En la audiencia preliminar la Fiscalía presentó la relación de hechos y pidió que se dictara prisión preventiva para ambos acusados, debido a la gravedad del delito, y además determinó que ambos son coautores del crimen que venían planeando desde la segunda semana de febrero, fecha en la que ingresaron al país.

De acuerdo a la Fiscalía, Valladares y Sánchez fueron albergados temporalmente en casa de Dora Romero, ubicada en el barrio Andrés Castro de Managua. El pasado 22 de febrero, la acusada invitó a la víctima a ingerir licor, supuestamente para despedirse, pues estarían en el país hasta el sábado 25. La víctima, quien era compañero de vida de una de las hijas de la acusada, acudió a la invitación.

Al siguiente día, Sánchez insistió en retener a la víctima para que los acompañara en un almuerzo. A eso de las ocho de la noche Sánchez logró convencer a la víctima para que se trasladara al barrio Francisco Mejía, donde se hospedaba en casa de un primo, para que recogiera sus pertenencias y se quedara en la vivienda donde ellos se albergaban en ese momento.

Mientras la acusada ingería licor con la víctima en la sala de la casa, Ervin Valladares esperaba el momento en que se encontraran solos para llevar acabo el hecho. A eso de la una de la madrugada del viernes, Valladares tomó un martillo que se encontraba en la vivienda y le propinó siete golpes en la cabeza a Melgar.

Aprovechando que la víctima estaba en el suelo, tomó una camiseta a rayas color verde y se la envolvió en el cuello hasta asfixiarlo. Melgar murió por anoxia y edema cerebral. Luego del hecho los acusados ocultaron el cuerpo en uno de los cuartos de la vivienda y depositaron en la basura un cobertor con el que habían envuelto el cuerpo para trasladarlo al cuarto.

La defensa solicitó que Sánchez fuera remitida a Medicina Legal para evaluar su situación de salud, pues es una persona con discapacidad y necesita valerse de un andarivel para caminar.  

Además, la jueza Lourdes Rueda dictaminó que la situación de los acusados se dará a conocer al consulado salvadoreño.

La audiencia inicial será el nueve de marzo a las ocho de la mañana. El número desala será notificada posteriormente.