•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ciudad de Boaco cumplió ayer 122 años de haber sido elevada a ciudad.

Dentro de las festividades se realizan actos que van desde una misa dirigida por monseñor Jorge Solórzano, hasta un desfile hípico. 

Entre los atractivos de esta ciudad, conocida como la "Ciudad de dos pisos" por la topografía de su territorio, está el hecho de poseer un faro pese a no contar con mar y el baile de moros y cristianos.

"Que Boaco sea una ciudad donde todos puedan vivir como hermanos", apuntó monseñor Solórzano durante la liturgia celebrada ayer en la parroquia Santiago, frente a varias decenas de feligreses.

En el acto principal de las celebraciones se entregarán reconocimientos a personas e hijos dilectos de la ciudad. Todas estas actividades están dedicadas a la memoria del comisionado mayor Buenaventura Miranda Fitoria, asesinado el 27 de julio del año pasado mientras fungía como jefe policial en ese departamento.

Entre el programa de actividades de ayer figuraba la presentación de la banda ceremonial del Ejército de Nicaragua, en el anfiteatro Carmen Toledo de Incer.

Lorenza Consuelo Figueroa de Martínez, el doctor Henry Reyes Herrera, la profesora Nidia Blandòn Alvarado, el profesor Octavio Alvarado Suárez, Josefana Sánchez Buitrago y Francisco Luis Trujillo García son los hijos dilectos, todos maestros de generaciones y personas reconocidas de Boaco, que recibieron reconocimientos y medallas, por parte del Concejo municipal en el 122 aniversario de Boaco.

Los festejos concluyen hoy domingo con un desfile hípico. Este día también finalizará la Feria de la Economía Familiar que ha estado abierta durante los últimos días con la participación de artesanos de diferentes partes del país.