•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Anualmente 16 mil mujeres se realizan pruebas de papanicolau en el centro de mujeres Ixchen, de estas un 6% son diagnósticadas con  algún  tipo de lesión que podría causar cáncer cervicouterino. El diagnóstico temprano es fundamental para prevenir el cáncer cervicouterino, sin embargo a pesar de las campañas sobre la importancia de realizarse el examen anualmente, en los municipios más alejados las mujeres no tienen la práctica de realizárselos constantemente, dijo María Lourdes Rodríguez, directora ejecutiva de Ixchen.

En los primeros tres meses del año en el departamento de Managua, el centro ha detectado a 30 mujeres con algún tipo de lesión, que sin atención preventiva podrían desencadenar en cáncer.

Según el anuario estadístico del 2015 del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) ese año las diferentes clínicas previsionales realizaron 84,865 pruebas de papanicolau. De estas 2,322 se encontraban alteradas.

Sobreviviente de cáncer

Lupita Hansen asistió hace cuatro años al médico que le diagnosticó cáncer cérvicouterino. El tratamiento fue el retiro del útero y los ovarios.

Ella junto a otras cuatro instructoras de zumba, y sus hijas, formarán parte del zumbathon “Baila baila contra el cáncer”, que se realizará el próximo 25 de marzo a las 5 de la tarde, en la zona deportiva de Galerías Santo Domingo. El evento, organizado por Ixchen,tendrá un costo de 150 córdobas.

El tratamiento para una mujer con alguna lesión cancerígena puede tener un costo de entre 8 mil y 10 mil córdobas. En casos detectados a mujeres de escasos recursos, Ixchen asume el costo, por ello organizan actividades para recaudar fondos necesarios para los tratamientos.