• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Las pérdidas en el sistema de generación y distribución de energía eléctrica “sigue siendo el principal problema del sector”, valoró David Castillo, presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), quien precisó que se generan cuatro millones de megavatios y solo se facturaron tres millones.

Castillo ofreció estos datos al presentar ayer el informe de gestión del INE durante el año 2016 a los diputados de la Asamblea Nacional.

Fue el último informe presentado por Castillo, quien renunció al cargo y concluirá su mandato en el INE el 30 de marzo. El plenario del Poder Legislativo aceptó la renuncia y la directiva de la Asamblea convocará a presentar candidatos para suplir esa vacante.

También: País ahorra US$130 millones en factura de energía

“Es increíble el porcentaje de pérdidas que tiene el sistema eléctrico nicaragüense y es uno de los retos que tenemos que enfrentar toda la sociedad para hallarle una solución, que a veces son soluciones drásticas, pero hay que tomarlas. Generamos cuatro millones de megavatios y apenas se facturaron tres millones, hay un millón de megavatios perdidos”, dijo en su ponencia.

“El año pasado el precio medio de compra de energía fue de US$115 dólares el megavatio, el precio máximo lo tuvimos en noviembre, que fue de US$117 y el más barato fue de US$111 en mayo. Si estos son los precios promedios, entonces estamos hablando de más de 100 millones de dólares en pérdidas al no poderse facturar un millón de megavatios”, reiteró.

Más: Si la factura de luz baja 10%, ¿cuántos córdobas ahorro?

Castillo explicó que “una parte de las pérdidas” son “técnicamente aceptables, las normas internacionales hablan de entre el 7% u 8%, que puede ser aceptable en la distribución, más 1 o 2% en trasmisión, es decir, llegar a un 10%, pero aquí estamos a niveles de un 25%”.

El informe registra un total de 21,568 inspecciones que demostraron un uso ilegal del suministro de energía durante 2016. Estas revisiones por mandato de ley, INE las hizo en conjunto con la empresa distribuidora de energía.

“Los casos positivos de uso irregular de energía fueron de 21,568, muestra una incidencia muy alta. Estoy seguro que si la empresa tuviera unas 30 cuadrillas extras, esa cantidad se triplica y es el tema que tenemos que discutir como sociedad. De los 21, casos positivos, 1,159 requirieron una verificación de los laboratorios del INE, pero lo más interesante es que de los 21 casos solamente 283 personas se quejaron y solo un 14% tuvo razón, más o menos unas 40 personas y el INE rectificó”, reiteró Castillo.

El informe destaca que la generación neta de energía durante 2016 experimentó un incremento de 11.4%, “al pasar de 4,220.91 GWh en 2015 a 4,700.75 GWh en 2016. Las plantas que generan energía limpia aportaron el 52.8% de esta energía y el restante 47.2% fue suministrada por plantas que utilizan combustibles fósil”.

El documento también ilustra que como “resultado del precio bajo del combustible usado en la generación de energía eléctrica en el 2016, se produjo un ahorro US$179.1 millones. De esta cantidad se utilizaron para reducción de la tarifa US$100 millones, lo cual permitió que se disminuyera un 4.0% en febrero, un 1.0% en mayo y finalmente en agosto otro 1.0% (la reducción acumulada es del 16.0% con respecto a la tarifa vigente en marzo de 2015). Asimismo, se aportaron US$34.4 millones al Fondo de Combate a la Pobreza administrado por el MHCP”.

Te interesa: Factura petrolera de Nicaragua disminuyó 11% en 2016