• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La mujer de baja estatura sube lentamente las escaleras de la tarima instalada en el centro del salón. Enfundada en un traje de color negro, camisa gris a rayas, con escaso maquillaje en su rostro y visiblemente emocionada, agradece al auditorio con unas breves palabras la distinción que le acaban de otorgar, por haberse graduado como la primera ingeniera de Nicaragua. El público aplaude mientras ella desciende del estrado y se ubica en su lugar entre la asistencia. 59 años atrás también había subido unas escaleras, solo que esa vez lo hacía para recibir su título profesional, uno con el que su nombre quedaría inscrito en la historia del país. En junio de 1958, con tan solo 22 años de edad Celina Ugarte Peñalba, nacida en Bluefields pero radicada en Managua, se convertía en la primera mujer graduada como ingeniera civil de Nicaragua. Un hecho que aunque ahora se vea lejano, en esa época resultó todo un hito, ya que para mediados de los años 50 en Nicaragua la enseñanza de la ingeniería tenía casi 20 años; sin embargo, en ese período no se había graduado ninguna mujer en la profesión.

ROMPIENDO PARADIGMAS

Comentó Ugarte Peñalba que curiosamente los primeros opositores para que ella estudiase ingeniería fueron miembros de su propia familia, los cuales consideraban que esa "no era carrera de mujeres".

"Para mujer tú tienes farmacia, enfermería, secretariado, pero al fin luchando se dieron cuenta que no había otra salida que dejarme estudiar ingeniería", platicó Ugarte. Un panorama completamente distinto fue el que encontró al momento de ingresar en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, en donde a base de esfuerzos y demostrando su capacidad fue ganándose el respeto tanto de docentes como de sus compañeros de clases. "Anualmente tuve las mejores calificaciones de todo el grupo, de manera que cuando terminé mi carrera la universidad me otorgó una medalla de oro como reconocimiento", dijo Ugarte Peñalba.

EDIFICANDO UNA CARRERA

Cuando Ugarte Peñalba concluyó sus estudios universitarios en Nicaragua, se hizo acreedora de una beca por parte del Departamento de Estado para estudiar un posgrado en la universidad de Kansas, Estados Unidos; sin embargo, una vez que estaba a punto de concluir dicho posgrado, la universidad le dio la posibilidad de continuar cursando una maestría en diseño de obras, y posteriormente la universidad de Delaware le abrió las puertas para estudiar un doctorado en ingeniería estructural. "Después de concluir mi doctorado, la misma universidad me dio la oportunidad de continuar desempeñándome como docente a tiempo completo, ahí también me convertí en la primera mujer que ocupaba un puesto como profesora docente de ingeniería", compartió Ugarte Peñalba.

TERREMOTEADA

Entre los años 60 e inicios de la década de los 70, alternaba estadías entre Nicaragua y Estados Unidos. Fue en una de esas visitas, justamente en diciembre de 1972, que su vida cambió. El 23 de diciembre de ese año el terremoto que destruyó Managua le brindó una nueva perspectiva sobre las concepciones de las obras de ingeniería que se estaban ejecutando en Nicaragua.

"Me interesó mucho el tratar de resolver los problemas sísmicos, empaparme del problema integral, no solamente de saber sobre las fallas en la estructura sino también saber el origen de los sismos, saber utilizar esa información para el diseño de estructuras seguras", comentó Ugarte Peñalba. Fue así que ella decidió trasladarse a vivir a Nicaragua, en donde permaneció durante once años realizando diversas consultorías para el diseño de obras, tuvo a su cargo el diseño e implementación de la maestría en obras públicas que ofertó la UCA; fue parte del grupo de profesionales que fundó el Instituto de la Vivienda de Nicaragua, también se vinculó con las investigaciones que realizó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales en esos años. En 1983 regresó a dar clases en Estados Unidos, donde estuvo hasta su retiro en 2013. Actualmente Ugarte Peñalba se desempeña como asesora del pénsum para la carrera de ingeniería que ha relanzado la Universidad Americana en Managua, que también ofertará una maestría.