• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El número de accidentes, personas fallecidas, lesionadas y multas aumentaron la semana pasada con respecto a la anterior, de acuerdo con el informe semanal sobre accidentes de tránsito presentado ayer por las autoridades.

En el período del lunes 20 al domingo 26 de marzo se registraron “703 accidentes, 16 con conductores en estado de ebriedad, 639 con daños materiales, 64 con víctimas, 15 muertos, 70 lesionados y se aplicaron 6,090 multas”, detalló Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua en su alocución de mediodía.

Del total de fallecidos, nueve de ellos eran conductores, cuatro pasajeros, dos peatones, 13 hombres y dos mujeres, reveló Murillo.

La primera causa de los accidentes fue por no guardar distancia, dejando como resultado 240 incidentes.

Asimismo se vieron involucrados 258 automóviles, 173 camionetas, 114 motociclistas “y de ahí en orden descendiente camiones, autobuses, cabezales. En las calles 457, en las carreteras 241 y en los caminos 5 accidentes”, enfatizó la vicepresidenta de Nicaragua.

Lea también: Más de 600 personas no aptas para conducir

El departamento donde más se dieron los accidentes continúa siendo Managua, con 491 casos, seguido de Chinandega con 41 y 23 en Matagalpa.

Sin embargo, Murillo agregó que la cifra disminuyó en relación a la misma semana del año pasado “pero subimos en relación a la última semana (13 al 19 de marzo)”. En esa semana se reportaron 633 accidentes, 18 con conductores en estado de ebriedad, 584 con daños materiales, 49 con víctimas, 8 fallecidos, 49 lesionados y 4,052 multas aplicadas por los agentes de tránsito.

Por otra parte, Murillo indicó que en el fin de semana otras siete personas perdieron la vida a causa de los accidentes, cuatro de ellos conductores de moto, dos peatones y un conductor de camión. “La mayor parte de los accidentes fueron producidos por estado de ebriedad y exceso de velocidad”, aseguró.

Trágico lunes

El mal estado mecánico de un camión color blanco, con placa CT-7089, que se encargaba de andar comprando leche, dejócomo resultado tres personas muertas y tres lesionadas en la comarca El Aguacate, del municipio de Muelle de los Bueyes, jurisdicción de Zelaya Central.

El siniestro ocurrió a eso de las 8 de la mañana de ayer en una pendiente de la comarca.

De acuerdo a las investigaciones policiales, el conductor del camión lechero de nombre Iván Edgardo Murillo, de 35 años, y de nacionalidad hondureña, circulaba por ese sector cuando en la pendiente se le fueron los frenos falleciendo de forma instantánea Bertoldo Gutiérrez, de 61 años de edad, Doris Martínez de 20 y Emilia González de 38.

Murillo en compañía de Denis Martínez, de 29 años, y David Suárez, de 19 años, solo resultaron lesionados y fueron trasladados al hospital escuela Asunción de Juigalpa.

El camión involucrado en el accidente es propiedad de la empresa láctea hondureña Sierrawás, que opera en la comarca El Guabo.

De interés: Bomberos trabajan 60% más por accidentes de tránsito

El jefe de la delegación policial de Chontales, comisionado mayor Bayardo Rosales, junto con otros miembros de la delegación policial viajaron al lugar para indagar lo sucedido.

Según el comisionado mayor Rosales, las causas del accidente fueron por desperfecto mecánico del camión. La vicepresidenta Rosario Murillo también lamentó este hecho y dijo que “a la familia de estos compañeros nuestro abrazo solidario”.

Algunos costos

Enrique Chavarría, comandante del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua (BCBM), reveló recientemente que los gastos que genera cada una de las atenciones ante las llamadas de auxilio, principalmente los accidentes de tránsito, asciende a 976.5 córdobas.

El costo de esta atención es el resultado del valor de dos paramédicos por hora, un conductor, depreciación de equipos y materiales de uso en las emergencias, como gasas, oxígeno, apósito, guantes, entre otros, detalló Chavarría.

Por su parte el Ministerio de Salud (Minsa) el año pasado invirtió US$1.5 millones en material de osteosíntesis —metal necesario para unir fragmentos de hueso— el cual fue usado en 2,214 pacientes que se lesionaron en accidentes de tránsito.