• Masaya, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Cientos de actores nicaragüenses recrearon el pasado domingo en las calles de Monimbó, Masaya, las últimas horas de Jesucristo, en la tradicional Judea, que se celebra anualmente previo a la Semana Santa, que inicia el 10 de abril próximo.

Luis Morales, director al Instituto Nacional de Cultura (INC) explicó que en el encuentro participaron 12 judeas, un teatro popular nicaragüense, que tienen más de cien años, entre ellas Chinandega, Totogalpa, Ticuantepe, Teustepe, Tipitapa, Managua y Masaya.

“Hay una judea especial de niños y tenemos diez años de celebrar la judea. Y tenemos sede para los próximos años.

Este año le tocó a Masaya, el próximo año será Tipitapa y al siguiente año a Totogalpa”, dijo Morales.

Por su parte, la directora del departamento de teatro del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Ivone García, explicó que la representación de los últimos días de la vida de Jesucristo se efectuó durante más de tres horas, con 34 actos que duraron entre 5 y 10 minutos cada uno.

Paúl Francisco López, de la comarca Pacayita, comentó que es una linda experiencia, que el objetivo es sentir lo que Cristo sufrió en este mundo.

“Para interpretar el papel de Jesús me preparé cuatro años y es una promesa ante Dios para que ayude a mi familia”, dijo López.

Rosario Vásquez, una de las participantes de la tradicional Judea, señaló que todos sus hijos participan y uno de sus hijos interpretaba el papel del Mal Ladrón.

“El Chirizo y Manuel Padilla fueron los fundadores, quienes siguieron a nuestros ancestros. He participado en la judea en varios departamentos, siguiendo nuestras tradiciones y no las podemos perder”, indicó Vásquez.

Para este encuentro nacional de Judea, los actores ensayaron su teatro durante tres meses previos a la presentación.
Asimismo recibieron talleres de actuación y maquillaje por parte del INC, de acuerdo a la información.

El evento tiene como propósito promover el intercambio de experiencias de teatro popular callejero y también mantener viva la tradición y el relevo generacional de las diferentes agrupaciones teatrales.