• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La socióloga Cinthya Zeledón asegura que en la ciudad de Managua se puede llegar en 30 minutos a cualquier punto con una bicicleta, ella misma desde hace cuatro años usa este medio.

Desde que decidió utilizar la bicicleta se informó sobre lo que establece la Ley de Tránsito sobre este medio, explícitamente, el Artículo 85 garantiza el espacio por el cual deben de transitar los ciclistas, es decir, a la derecha del arcén de la calzada, y en caso que no exista, al lado derecho y lo más alejado que puedan del centro en las vías que es el mismo que deben usar los vehículos de tracción animal y carretones jalados por personas.

Zeledón se integró a un grupo de 15 personas que desde hace seis años intentan sensibilizar a los capitalinos sobre el uso de la bicicleta como un medio de transporte y aliviar así el congestionamiento vial.EL TERCER DOMINGO DEL MES SE ORGANIZAN BICICLETADAS.

Pese a lo arriesgado que pueda parecer esta opción, Zeledón considera que su mayor problema en estos cuatro años no es el congestionamiento en las calles o los vehículos que viajan a mayor velocidad, sino el acoso callejero y el irrespeto por parte de los conductores que no la ven como sujeto de derecho al circular por la ciudad.

De interés: Ser ciclista en Managua

“Creo que se trata de falta de educación vial, recuerdo que el único momento en donde recibí esto fue en primaria”, dijo la ciclista.

El uso de la bicicleta como medio de transporte puede ser riesgoso, admite un experto, sin embargo para los miles de estudiantes podría ser una opción si existiese la infraestructura vial adecuada.

Cinthya Zeledón comentó que en más de una ocasión los conductores de vehículos la golpean con los espejos retrovisores. “Nosotros no tenemos respeto hacia los demás usuarios de la vía y eso refleja el tipo de ciudadano que se está educando desde los núcleos familiares”, añadió Zeledón.

Es necesario la construcción de ciclovías, aseguró Jáder Grijalva, presidente de la federación de ciclismo.

“Hace un par de años tuvimos un campaña de protección, con la cual hacíamos ver la necesidad de respetar una distancia de metro y medio al momento de aventajar al ciclista”, explicó Grijalva.

Ciclistas no reciben educación vial

A juicio de representantes de escuelas de manejo, los riesgos que enfrentan las personas que se desplazan en bicicletas por las vías de la capital y del país son varios, iniciando por la misma imprudencia del ciclista, pasando por la falta de espacios destinados para su circulación, pero el más lamentable es el desconocimiento de las normas de circulación vial.

Lea además: 3 ejes claves para crear ciudades ciclo-inclusivas

“El ciclista no recibe ninguna educación en aspectos viales, sino que únicamente en la habilidad de conducir el medio, tienen desconocimiento de la ley, es decir, no hay ningún requisito para conducir una bicicleta y de hecho estamos hablando de vehículos de tracción humana”, comentó Hugo Montalván, director de la unidad académica de educación vial de la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC).

De acuerdo a Montalván los ciclistas deben conocer todos los aspectos relacionados a la señalización para poder desplazarse, formas de aventajar, velocidad permitida, el guardar la distancia, por mencionar algunas normas.

“Es un medio en el cual el conductor está muy expuesto, es frágil, por lo tanto deben de conducir a bajas velocidades dentro del perímetro de la ciudad. Las violaciones de los ciclistas son constantes, se cruzan de una parte a otra de la calle en cualquier momento, hacen zigzag constantemente”, explica Montalván.

En Ciudad Sandino y Tipitapa existen ciclovías en los sectores de zonas Franca. En la capital se ha mencionado la posibilidad de construir una. En Sébaco, este tramo poco a poco ha venido siendo tomado por el comercio de la zona.

Precaución

Los ciclistas deben conducir usando cintas reflectantes tanto en los pedales como en la parte trasera. De igual manera una bicicleta debe tener los “stop” en buen estado, por si les toca circular de noche.

“La mayoría de las bicicletas que circulan de noche andan sin luces y ni siquiera tienen cintas refractarias, deberían también de andar con su placa”, mencionó Montalván.

Reordenamiento es necesario

CONGESTIONADO • En la capital están registrados aproximadamente 300,000 vehículos, según la municipalidad y se acumula gran parte de los accidentes de tránsito de todo el país, por eso, los especialistas insisten en un reordenamiento que incluye la ampliación de las vías, una mejor educación vial y la coordinación del transporte público y de carga.

En algunos países se les da prioridad vial al transporte urbano colectivo y se promueve el uso de este para evitar congestionar las calles de vehículos particulares, explica Rómer Altamirano, arquitecto especialista en urbanismo. La ampliación de algunas vías en la capital como la carretera a Masaya no ha sido suficiente para aliviar la masa vehicular generada en horas pico, según el experto.

Una posible forma de descongestionamiento es la creación de centrales de transferencia, donde el usuario utiliza distintos medios de transporte para llegar a su destino, sin embargo esto aún no se ha planteado como una posible solución según Altamirano. “Yo me bajo en un punto y cambio de vehículo para no saturar la ciudad y darle el espacio también a las bicicletas”, dijo Altamirano.

El uso de la bicicleta como medio de transporte también supone responsabilidad de quien la utilice, según la federación Nicaragüense de ciclismo, todo ciclista debe salir con su debido casco de protección, guantes o guanteletas y luces o cintas reflexivas para su debida protección.

La falta de educación vial se aprecia en algunas actitudes de los buseros, taxistas y motociclistas, aseguró el urbanista. “Y los peatones tienen también parte de responsabilidad, cuando vemos a peatones que tienen a la par y no lo utilizan, considero en que se debe hacer un cambio de mentalidad”, destacó.