• |
  • |
  • Edición Impresa

Denisse Sevilla es propietaria de Bicicletas Lake Nicaragua, una empresa de Carazo que ensambla bicicletas y las distribuye en el país. A su criterio, en los últimos años se observa un aumento en el ciclismo de montaña.

Sevilla, quien además forma parte de un club de ciclismo, explica que a pesar que el ciclismo es considerado un deporte de élite, actualmente las personas buscan practicarlo “para sentirse bien con uno mismo, para cambiar su estilo de vida y salir de la zona de confort”.

Explica que el ciclismo permite la “posibilidad de conectarte con otra gente que anda haciendo bicicleta, y que no corre de manera profesional”.

Entre los lugares para hacer ciclismo de montaña están Granada, laguna de Apoyo, Nindirí, El Ventarrón, Ticuantepe, El Crucero y las playas del sur del país. Las rutas para hacer ciclismo de montaña recreativo son de 25 kilómetros de distancia aproximadamente.

De interés: La bicicleta se abre espacio en las congestionadas calles de Centroamérica

En los clubes de ciclismo activos en el país hay niños desde los 9 años de edad hasta adultos de 75 años. En el evento Circuito Triángulo de Oro de Carazo, participan más de 400 ciclistas, quienes recorren 23 kilómetros de distancia entre fincas cafetaleras y bosques.

“Hay que intentar cambiar esa visión que el ciclismo es un deporte para cierto grupo o segmento, o para cierta gente que tiene un nivel de condición física”, agrega Sevilla.

Las ventas

En el 2016, empresa Vecesa, dedicada a la venta y distribución de bicicletas, vendió 41,000 unidades, siendo la bici de adulto la que más ventas registró.

La empresa además ha incursionado en la importación de bicicletas estilo playero y deportivo que poco a poco el usuario nicaragüense demanda.

El repunte en las ventas se debe a la recuperación del mercado, consideró José Benito Castellón, gerente general de Vecesa.

“Hemos recuperado el mercado que la empresa había dejado de acaparar”, dijo Castellón.

Vecesa llegó a Nicaragua desde el año 2000 y comercializa una marca propia llamada Lynx.

NicaBikeShop, una tienda que tiene dos años de existir, ha importado 11 contenedores de bicicletas de segunda mano, y en todo este tiempo han vendido un aproximado de 4,000 bicicletas.

“La población ciclista ha crecido de gran manera, aquí vienen usuarios que utilizan la bicicleta para diversos usos”, dijo Donald Bravo, ejecutivo de ventas de NicaBikeShop.

La tienda, que da trabajo a seis personas, ofrece bicicletas profesionales y semiprofesionales, siendo la bicicleta montañera de adulto la que registra mayor demanda entre los usuarios.

Las bicicletas son proporcionadas por un proveedor que está en Virginia, Estados Unidos. Una vez en la tienda son revisadas y se les hacen las reparaciones necesarias hasta que están en óptimas condiciones para circular.

“Al cliente se le da la oportunidad que la pruebe y hay garantía, hay bicicletas que requieren de ajustes y limpieza, otras cambio de piezas”, agregó Bravo.