•   Chinandega, León y Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Once personas han perdido la vida por sumersión en lo que va de marzo, según cifras oficiales. Seis de estas muertes ocurrieron el pasado fin de semana en distintos balnearios del país. La muerte de otros tres jóvenes había sido reportada el 13 de marzo en playas del occidente y en una represa, uno más falleció el martes por la tarde en un centro recreativo de la capital. A este número se sumó una niña de dos años y medio que ayer falleció al caer al fondo de un pozo en el municipio de El Viejo, Chinandega. La pequeña estaba bajo la custodia temporal de una familiar cercana. La fuente de agua estaba tapada con una carpa y piedras. Según explicaron los familiares, la niña en su inocencia subió hasta el brocal y dio pie sobre la carpa, yéndose hasta la profundidad, donde le esperaba el agua.

RAZONES DE PESO

Diez personas fallecidas en marzo es la mayor cifra registrada en lo que va de este 2017 ya que previamente, entre el 31 de diciembre de 2016 y los primeros dos días de enero, ocurrieron ocho decesos por esta causa. El alcohol, el descuido y la imprudencia son las mayores causas de ahogamientos en las playas, pero cada balneario del país tiene cierto grado de peligrosidad, precisó Walter Puerto, responsable de recaudación y de implementar el Plan Playa de Cruz Roja Nicaragüense.

De acuerdo con funcionario, en Nicaragua hay tres playas que pueden catalogarse como las más peligrosas para los bañistas, debido a que en estas suele ocurrir un fenómeno llamado “corrientes de resaca”.

Lea: León: Hombre muere en Ríos de Agua Viva

“Basado en nuestra experiencia, las costas de Chinandega son peligrosas, principalmente el estero de Paso Caballo.

La playa San Diego, en Villa El Carmen también es peligrosa y ciertas zonas de la costa de Pochomil”, señaló Puerto.

CUIDADO CON LAS AGUAS

Según Puerta, en las playas antes mencionadas es en donde se produce la mayor parte de rescates relacionados al arrastre de corrientes marinas. Afirmó que el tamaño de las olas en estos lugares influye para que se produzca el fenómeno. Entre los trabajos que efectúa la Cruz Roja está el indicar los límites del área en donde pueden nadar los bañistas, pero no señalizar los lugares  de la costa en donde son frecuentes las corrientes de resaca, destacó Porto.

En este sentido, el jefe de la Cruz Roja recomendó identificar los lugares peligrosos en las playas. Mencionó que los pescadores o las personas que viven en las costas saben dónde se producen con más frecuencia las corrientes de resaca, por lo que debería haber una iniciativa para que ellos ayuden a identificar estos lugares, sostuvo Porto.

OCCIDENTE

Por otro lado, según funcionarios de la Cruz Roja del municipio de León, en los primeros tres meses del presente año se han registrado seis víctimas por sumersión. De estas, cuatro perecieron en las aguas de los balnearios de Poneloya  y Las Peñitas, 20 kilómetros al suroeste de la cabecera departamental. Uno murió en el balneario El Tránsito y uno más en la presa Ríos de Agua Viva, ubicada en Quezalguaque, León. Las últimas dos víctimas se registraron el pasado 26 de marzo en Poneloya, eran originarios del reparto Salomón de la Selva, al sureste de la localidad. Marcio Ocón, presidente de la Cruz Roja en León, afirmó que durante el periodo de Semana Santa habilitarán 19 puestos en más de 22 balnearios en el departamento de León, sin embargo reconoció que los más concurridos y en donde se han registrado mayor cantidad de ahogados son Poneloya y Las Peñitas.

El representante de Cruz Roja añadió que, a partir del próximo fin de semana, van a desplazar a brigadistas y salvavidas en la Bocana de Poneloya y Las Peñitas, que son considerados los principales balnearios del departamento, aseguró el representante de Cruz Roja, quien recomendó a la municipalidad que proceda con la rotulación de algunos sitios considerados peligros. Según Ocón, el sector de la Virgen y la Peña del Tigre, en Las Peñitas, así como La Bocana de Poneloya son consideradas las áreas más peligrosas por las fuertes corrientes.