Carlos Batista / AFP
  • |
  • |

Ministros y expertos en energía de 16 países alistan el jueves los acuerdos de la IV Cumbre de Petrocaribe, que el viernes presidirán el mandatario venezolano, Hugo Chávez, y el gobernante interino de Cuba, Raúl Castro, en sustitución de su hermano Fidel.

A 260 kilómetros de La Habana, la ciudad de Cienfuegos, en el centro de la isla, viste sus mejores galas como sede de la reunión, que tendría como gran ausente al líder cubano de 81 años, impulsor del proyecto y quien convalece desde hace 17 meses de una severa enfermedad.

Chávez llegó el miércoles a La Habana y tenía previsto reunirse con Castro. También se encuentra en la isla el presidente de Haití, René Preval, y son esperados Daniel Ortega, de Nicaragua; Leonel Fernández, de República Dominicana, y otros gobernantes del Caribe.

"Será una conferencia de muy alto nivel", dijo el vicecanciller cubano Alejandro González, quien destacó que su país participa en solidaridad, pues sus acuerdos petroleros con Caracas corren de manera bilateral y son un tanto menos blandos que los aplicados en este foro.

Venezuela envía a Cuba 92 mil barriles diarios de petróleo en condiciones favorables de pago; en tanto que a los 14 miembros restantes entrega casi 200 mil barriles diarios, también con facilidades.

Los países beneficiarios del crudo venezolano cancelan la factura con productos y dos años de gracia, una extensión del período de pago de 17 a 25 años y un financiamiento de 40 por ciento si el precio del barril supera los 40 dólares, a una tasa de interés del 1%.

"Si el precio del petróleo llegara a los 100 dólares, nosotros pagaríamos el 50 por ciento dentro del acuerdo de Petrocaribe y el otro 50 por ciento en 25 años", dijo Leonel Fernández antes de partir rumbo a Cuba, al enunciar las ventajas de estar en el acuerdo petrolero.

Petrocaribe

Cuba y Venezuela recalcan que Petrocaribe no es un convenio de comercialización en condiciones privilegiadas cuando el barril promedia internacionalmente 90 dólares, sino un pacto energético que apunta a desarrollar también transporte, almacenaje y refinación.

El proyecto ya contempla tres refinerías: la de Cuba, que será inaugurada el viernes en Cienfuegos, colofón de la Cumbre, así como otras dos en Jamaica y Nicaragua.

Dos amantes de los símbolos como Chávez y Castro, tendrán el suyo en la refinería "Camilo Cienfuegos": una torre de 192 metros de alto, según fuentes cubanas la más alta de América Latina, donde fueron dibujados los logotipos de ambas petroleras, PDVSA y CUPET.

Inaugurada en 1990 con tecnología soviética, la refinería fue paralizada un año después, cuando la crisis económica que significó para Cuba la desaparición del bloque comunista, no toleró su ineficiencia y alto consumo de combustible.

Polo petroquímico

En 2005 empezó su modernización y ampliación con una compañía mixta cubano-venezolana, que la hará producir 65 mil barriles en una primera etapa, y más de 130 mil en una segunda, tras nuevas inversiones.

Chávez quiere convertir Cienfuegos en un polo petroquímico, que tendrá el viernes también su primera expresión social: 100 "petrocasas" donadas por el mandatario, que fueron levantadas sólo en 60 días con materiales resistentes derivados del petróleo y de 70 m2, serán entregadas a obreros de la refinería y otras personas necesitadas.

El polo incluye una planta de fertilizantes, otra de productos químicos a partir del petróleo, y una desgasificadora, que convertirá al estado gaseoso el gas líquido importado en barcos desde Venezuela.

Además de Cuba y Venezuela, Petrocaribe está integrada por Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, República Dominicana, San Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Haití y Nicaragua. Guatemala y Honduras, que asisten a la cumbre como observadores, podrían formalizar su entrada.