Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

Todo hace indicar que Nicaragua votará este año a favor de la preservación de las ballenas, contrario a lo que venía haciendo en años anteriores, dijo Marcela Vargas, directora latinoamericana de la Sociedad Mundial para la Protección Animal, WSPA, según sus siglas en inglés.

Esta organización ecologista se mostró satisfecha por la decisión de nuestro país de mantener la línea de la preservación, pero advirtió sobre el peligro de levantar la veda de esta especie, y que se apruebe la captura para uso comercial.

Vargas recordó que en 1983 los balleneros casi habían desaparecido diversas especies de cetáceos, pero gracias a la veda se logró aumentar la población de ballenas en el mundo.

“En este momento se esta llevando a cabo una reunión en Roma, preliminar a la Comisión Mundial Ballenera, donde países que cazan las ballenas --especialmente Japón--, están presentando la moción de levantar la veda mundial y realizar captura comercial dentro de sus aguas jurisdiccionales”, expresó Vargas.

No aceptarán propuesta

La ecologista comentó que actualmente sólo existe la caza de cetáceos “con fines científicos”, donde se matan a 2 mil 500 especies al año.

Afirmó que la caza comercial llevó al borde de la extinción a las ballenas, y por ningún motivo aceptarán la propuesta de Japón.

Vargas dijo que para realizar investigaciones científicas no es necesario matar a estos mamíferos marinos, y que más bien han abusado con esa excepción.

“Japón está dispuesto a abandonar la cacería en alta mar, con fines científicos, y sustituirla por la caza de ballenas en su zona económica exclusiva, que también se conoce como caza costera”, dijo la ecologista.

Comentó que todavía se desconoce la cuota de caza que plantearán los países balleneros y que no aceptarán ese trueque perverso.

“Para nosotros es totalmente inaceptable, porque abre un precedente negativo, ya que si a Japón se le da esa modalidad de cacería, que impide que otro país lo solicite, eso debilitaría los principios de la moratoria y no vamos a aceptar esa propuesta”, reiteró.

“Todas las especies de ballenas siguen en la lista roja de especies en peligro de extinción. Aunque con la veda se ha recuperado la población, todavía no se puede decir que se apruebe la caza indiscriminada de éstas”, concluyó Vargas.