•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El río de Oro, que en su época  dorada atravesaba Rivas con caudalosas corrientes de agua transparente en las que los pobladores se bañaban y pescaban, ahora es uno de los contaminantes del lago Cocibolca.

Según explica el biólogo rivense Roberto Blandino, el cauce del río se ha convertido en el desaguadero de las casas del centro de la ciudad y en un basurero clandestino.

“Cuando llueve todos estos desechos sólidos y aguas grises son arrastradas por la corriente hasta la zona sur de las costas del balneario de San Jorge, donde desemboca este afluente del Cocibolca”, detalló.

Agregó que al grado de contaminación se suman las aguas  de las pilas sépticas de la ciudad de Rivas, que son vertidas al cauce del río, una vez que pasan por un proceso de tratamiento, que según Blandino no es el más adecuado.

Lea: Recursos hídricos se pierden por contaminación

“Por esta realidad  el río se ha convertido en una bomba ecológica. A las aguas negras de la ciudad se le da un pequeño y mediano tratamiento en las pilas sépticas, principalmente con los rayos solares y luego van directamente al cauce, y todo esto junto a los desechos sólidos llega hasta el lago Cocibolca”, dijo.

El Cocibolca es considerado el reservorio de agua dulce más importante de Centroamérica y el lago tropical más rico de América. De acuerdo con cálculos ofrecidos por el limnólogo Salvador Montenegro, el Cocibolca tiene capacidad de abastecer de agua potable a todo el país y exportar a los países vecinos. 

Desde 2007, unas 1,800 viviendas de Juigalpa se proveen de agua potable proveniente del lago. 

El río nace en una vertiente que se localiza en el sector noreste del vertedero municipal. Poco a poco se ha ido deteriorando debido a la contaminación y el despale y en su recorrido de 7 kilómetros prevalecen tramos totalmente secos, llenos hojarasca, piedra, polvo y basura y en otros se aprecia  agua espesa y verdosa, sobre todo después de atravesar por el sector este de las lagunas de oxidación.

Su historia  Lésber Quintero / END

La revista Nicaraocalli en su versión digital de marzo de 2013 recuerda que este acuífero abastecía de agua para consumo humano a los pobladores del centro de la ciudad. 

El  exalcalde de San Jorge  Julio  Armado Avilés aseguró que la contaminación  que inyecta el río de Oro al lago es sería. “Debe ser un tema de prioridad por tratarse del cuerpo de agua que resuelve los desabastecimientos del vital líquido que se están  presentando, incluso San Juan del Sur y Chontales ya se abastecen del Cocibolca”, argumentó el exfuncionario municipal.

Además: Pescadores alertas por pez carpa

Avilés estuvo al frente de la comuna jorgina entre 1996 y 2000, y según sus palabras desde el período de su antecesor ya se exponía el peligro de contaminación del río de Oro, pero asegura que nunca se ha formulado un proyecto de saneamiento ambiental para revivir el río y evitar la contaminación del lago.

“Hay cursos del cauce donde el agua color verde es empozada y utilizada para el riego de musáceas durante el verano, y es un peligro porque el ganado destinado para la producción de leche y carne toma agua”, aseguró Avilés, tras confirmar que era uno de lo que solía ir bañarse e ir a pescar en lo que una vez fue el río de Oro.   

El abogado jorgino y exdivulgador de la Alcaldía de San Jorge Hernán Morales afirmó que hay recorridos  del río que  representan un peligro para la salud humana y la fauna que hace uso de esta fuente de agua contaminada.

Asimismo reveló  que el problema de la contaminación  ambiental del río de Oro es un tema que viene se planteando  con mayor intensidad desde hace más de una década  “y es del conocimiento  de  Enacal, Marena, las alcaldías de Rivas y San Jorge, y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), del departamento de Rivas.

“Realmente da tristeza  observar  agua espesa y verde que corre en  cierto tramos del río rumbo al lago, junto con   una gran cantidad  de desechos sólidos,  y esto representa un peligro de contaminación para la población y para colmo en la desembocadura del río está siendo utilizada como basurero”, concluyó Morales.

En abril de 2016, más de 10 ríos que cruzaban  los diferentes municipios del departamento de Rivas y desembocan en el lago Cocibolca o el océano Pacífico  habían desaparecido.

Entre estos ríos destacaba Las Lajas, que cruza la carretera Panamericana Sur por el kilómetro 118, que recorría los municipios de San Juan del Sur, Rivas y San Jorge y que suministraba agua  para irrigar pastizales, campos agrícolas y calmar la sed de los animales.

Además: El agua contaminada amenaza la salud de 300 millones de personas, según ONU