•  |
  •  |
  • AFP

El vicepresidente de Nicaragua, Jaime Morales, consideró hoy que sería "lamentable" que Estados Unidos cancelara la ayuda que brinda a través del programa Cuenta Reto del Milenio (CRM) debido a las denuncias de supuesto fraude en las elecciones municipales de 2008. "Sería lamentable que se quedaran truncados" los proyectos de la CRM, "que han sido muy positivos y han contribuido muchísimo al desarrollo productivo en el occidente del país", declaró Morales a una televisora local.

"Nicaragua es un país que requiere de cooperación externa y cualquier recorte de ese tipo nos afecta", reconoció el vicepresidente, en la víspera de la decisión que el directorio de la CRM, presidido por la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, tomará mañana en Washington sobre el futuro de la cooperación. Morales espera que Estados Unidos mantenga la ayuda congelada un tiempo más, porque de "descontinuarse abruptamente me parece que no conviene ni al país que recibe la cooperación, ni al que las otorga".

Los proyectos fueron suspendidos hace cuatro meses debido a los cuestionamientos tras las elecciones municipales de noviembre. La CRM pidió a Nicaragua aclarar las irregularidades para reactivar los proyectos que benefician a más de 6.000 nicaragüenses. A juicio de Morales, tales cuestionamientos no pueden convertirse "en una obsesión permanente" de parte de los países cooperantes, incluido Estados Unidos.

"Lo deseable es que no vuelvan a ocurrir las irregularidades que se le atribuyen al proceso electoral anterior, y que se piense en el futuro" cómo evitarlas, mediante "una reforma a la ley electoral", propuso el vicepresidente. Nicaragua fue beneficiada en 2005 con 175 millones de dólares de la CRM, de los cuales quedaron pendientes de desembolso 64 millones. La asistencia fue aprobada en reconocimiento a la lucha contra la corrupción en Nicaragua.