•   Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ricardo José Navarrete de 54 años de edad fue capturado por la Policía Nacional de San Marcos, a eso de las seis de la tarde del día viernes, acusado presuntamente de violación a un menor de nueve años de edad.

El menor de nueve años presenta problemas de deficiencia intelectual, trastorno de lenguaje moderado y dificultad de aprendizaje con poco avance pedagógico.

Aunque el acusado fue capturado el día viernes por la Policía Nacional en su lugar de trabajo, fue la madre del menor quien decidió denunciarlo ante los medios de comunicación, ayer domingo.

Según la madre del niño, quien trabaja como asistente del hogar, tenía un año y medio de estar laborando en una miscelánea donde también trabajaba el presunto abusador de su hijo, quien vendía recargas para celular.

"Yo jamás me imaginé que ese señor le hacía eso a mi niño, yo me lo llevaba al trabajo donde yo lavo y plancho, por miedo a dejarlo en la casa, por su problema de discapacidad que él tiene, ese día el niño  no fue a la escuela y yo me lo llevé a trabajar, él estaba sentadito en el comedor, yo me puse a hacer los oficios, pero de repente no lo vi, me fui de inmediato a buscarlo y fue que entré a uno de los cuartos de la vivienda".

La desconsolada madre aduce que el acusado le ofreció dinero para que se fuera de la vivienda y se quedara callada, sin embargo se fue de inmediato a la estación policial de San Marcos a interponer formal denuncia, donde el menor fue examinado  por el médico forense.

"El médico forense me dijo que efectivamente el niño fue abusado, pero que no era la primera vez, me dijo que el examen médico arrojó que al menos en tres ocasiones el niño fue víctima del aberrado sexual, nunca me imaginé que él me le hiciera eso al niño, pero como él no puede hablar, solo hace señas, entonces yo nunca pude darme cuenta hasta ese día que lo logré avanzar", relató la madre del menor.

La familia del menor pide justicia y que el acusado pague por el daño cometido ante el menor discapacitado, que ahora presenta trastornos de agresividad, pérdida del apetito, dolores en los intestinos y dolor en la parte baja del estómago. Al enterarse de la gravedad de la situación, la alcaldesa de San Marcos, Julinda Téllez, se puso de inmediato en contacto con la madre del menor.

"Repudio este tipo de atropellos hacia los niños, la familia es de escasos recursos, por lo que estaremos proporcionando ayuda médica, comida, una colchoneta porque el niño duerme en una tabla y estaré muy de cerca con este caso tan lamentable que nos tiene a todos los ciudadanos con mucha indignación", dijo la funcionaria.

Se espera que el día de hoy el acusado sea presentado en audiencia preliminar en los juzgados especializados en violencia de la ciudad de Diriamba.