•   Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alrededor de setecientas familias habitantes de las  comunidades de Los Moncadas, Loma Negra, La Jardinera y Roa Padilla demandan con mucha urgencia a las autoridades competentes el permiso para la perforación de un pozo, para instalar  tuberías y que puedan gozar del vital líquido.

Las comunidades están ubicadas a cuatro kilómetros del municipio de La Concepción, perteneciente a la ciudad de Masaya, pero colindante con la ciudad de San Marcos.

Según Henri Vivas, quien tiene más de 13 años de habitar en la comunidad de Los Moncadas, cuenta que  desde que el lugar se empezó a poblar no tienen agua potable y son abastecidos por medio de pipas.

"Aquí no hay tuberías, nosotros compramos el agua a las pipas que entran, una es enviada por la alcaldesa Julinda Téllez, de San Marcos, quien hace sus gestiones en Enacal y compramos el barril de agua a 25 córdobas. Esta zona no pertenece a  esa ciudad, sin embargo, nos mandan la pipa, estas comunidades pertenecen a la Concepción Masaya, pero la verdad, la pipa viene a veces una vez por semana y nos da dos barriles de agua por familia, cuando no vienen ninguna de las dos, cada quien busca la manera de comprar agua en otros lados, a un precio súper mayor, unas veces a 80 y otras veces a 120 córdobas el barril", dijo Vivas.

Además explicó que hace un poco más de dos años, una persona donó un terreno, donde ya se hicieron estudios para la perforación de un  pozo, el cual fue aprobado por especialistas del Comité de Agua Potable y Saneamiento (CAPS), pero que no han contado con el apoyo suficiente de las autoridades competentes.

"Para que podamos perforar el pozo, necesitamos una broca que es muy costosa, entonces hemos ido a la Alcaldía de La Concepción en busca de respuestas, para que ellos se hagan cargo de la broca y nosotros como perjudicados hacer el resto, nosotros estamos dispuestos a hacer lo que sea con tal de tener agua, quizás no diario, pero por lo menos tres veces por semana", añadió Vivas.

Escuelas sin agua potable

En medio de las cuatro comunidades hay dos centros educativos, uno de ellos ha desaparecido y está en escombros, pero el otro alberga a niños que cursan desde pre-escolar hasta sexto grado.

"Son más de 400 niños los que vienen diario a esta escuela, donde no hay ni gota de agua potable, no existe tubería, no hay un tanque, aquí no hay nada, los niños cuando salen de clase ahí van en el camino pidiendo agua en las casas porque en la escuela no hay, estamos largo de la ciudad y las pipas vienen una vez cada ocho días y con dos barriles que nos dan no hacemos nada", expresó Vivas.

La escuelita se llama Roa Padilla, la cual luce árida y en condiciones no muy buenas, pues las aulas de clases son demasiado pequeñas para la cantidad de niños que asisten.

Población ya está organizada

A mediados del año 2016, habitantes de las cuatro comunidades al ver el problema de no tener agua potable, se organizaron y lograron constituir una directiva que ahora conforma el CAPS, pese a la incesante búsqueda de ayuda para la perforación del pozo todavía no lo logran.

"Contamos con el apoyo de dos instituciones que están dispuestas a ayudarnos con un fondo exclusivamente para el pozo, pero lo primero que nos dicen es que la Alcaldía es la primera que tiene que tomar la iniciativa de perforación, de lo contrario la ayuda no llegará", culminó diciendo Henri Vivas.

Para doña Ángela Sánchez, habitante del barrio Los Moncadas, su situación es bastante difícil, ya que su familia está compuesta por diez personas, y cuenta cuatro menores de edad.

"Nosotros solo nos dedicamos al cultivo de frijoles y maíz, debido a que esta comunidad está bien largo de la ciudad y no hay trabajo, es por eso que para mi familia es bien difícil vivir con dos barriles de agua a la semana, no contamos con el suficiente dinero para comprar agua cuando se nos termina, porque tampoco tenemos vehículos, hay días que los barriles están secos y eso a mí me deprime, al ver a los niños sucios, la ropa sucia y lo peor sin comer porque al no tener agua, no podemos cocinar, entonces nos tenemos que aguantar hasta que vengan las pipas", expresó Sánchez.