•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de 1,000 millones de personas en el mundo viven en un rango menor a los 150 kilómetros de distancia de un volcán activo, según revela el primer modelo de riesgo volcánico internacional creado por el gigante del sector de seguros y reaseguros Swiss Re.

El modelo de riesgo presentado a finales de marzo indica que Managua es la ciudad en el mundo más vulnerable a erupciones volcánicas, seguida de San José, Costa Rica y Quito, Ecuador.

Swiss Re explica que estos fenómenos naturales pueden dejar daños por 30 mil millones de dólares en algunas de las grandes ciudades del mundo.

El daño por erupciones puede representar grandes pérdidas económicas en naciones “emergentes” porque la fuerza económica se concentra en la capital donde además, el riesgo es mayor por la cantidad poblacional.

Los volcanes activos más cercanos a Managua son el Momotombo ubicado al norte del lago Xolotlán y el volcán Masaya, localizado a 23 kilómetros del casco urbano, ambos en el “cordón de fuego” del Pacífico o la llamada “cordillera volcánica”.

El Momotombo, de 1,297 metros de altura, aumentó su actividad en diciembre de 2015, tras 110 años en calma relativa.

RIESGOS LATENTES

“En el caso de cualquier erupción a gran escala, las cadenas de suministro se verían afectados en todo el mundo, causando pérdidas tanto económicas como de asegurados”, señala Martin Bertogg, líder de peligros catastróficos de Swiss Re.

De interés: Investigan velocidad de erupciones de volcanes en Nicaragua

Con este informe, la reaseguradora Swiss Re, pretende idear un plan de protección para la economía de estas ciudades, con una estrategia de soluciones para las empresas ante la probabilidad de este desastre. Los gráficos de esta empresa indican que en Nicaragua aproximadamente un 95% de posibles pérdidas no cuentan con un seguro ante el desastre.

El estudio también expone que Managua es primera de las 15 ciudades en las que hay más riesgo de sufrir afectaciones por caída de cenizas volcánicas en la ciudad. El estudio publicado por Swiss Re, indica que la capital es también proclive a ser afectada por este tipo de eventos en períodos menores a 100 años como ninguna otra ciudad en el mundo.

POCA CULTURA DE ASEGURANZA

A pesar de las multiamenazas naturales y los repetidos desastres, los nicaragüenses nunca han adquirido la costumbre de asegurar. Este esel país de Centroamérica con menor cantidad de pólizas, apenas 6%, y esto se debe al desconocimiento y la falta de cultura para protegernos, dijo Noel Noguera, Gerente general de Seguros y Fianzas Corredores Asociados.

Las cinco empresas aseguradoras que operan en el país ofrecen todo tipo de pólizas, pero irónicamente las menos demandadas son las de incendio, que contienen varias cláusulas con daños por desastres naturales.

Aunque mucha gente tiene un seguro de incendio por obligación, porque “los bancos aseguran la suma que prestan para la compra de una casa, una vez que ya lo pagan, se olvidan de los seguros, (por eso) la compra de pólizas de automóvil, responsabilidad civil, casa de habitación y por incendio es bien baja en Nicaragua”, comentó Noguera.
Javier Manzano, corredor de seguros, dice que en Nicaragua tal vez solo un 10% tiene seguro por desastre. “La gente cree que habrá un terremoto y ocasionará daños en otras propiedades, menos en la de ellos, y eso no es así”.

Lea además: Científicos mexicanos vendrán a estudiar volcanes

Los que sí se aseguran lo hacen por conveniencia, su preocupación es proteger el patrimonio y bienes personales o familiares porque en muchos casos las urbanizadoras no se hacen responsables, señaló el corredor.

Los aseguradores explican también que si bien el banco y la urbanizadora realizan todos los trámites, los clientes debe revisa su seguro al recibir una casa, pero por lo general ni se dan cuenta del tipo de cobertura  que adquieren.

Estudio preliminar

COSTOS •  Sobre el valor de las pólizas, para vivienda o negocio varían de cliente a cliente, agrega Noel Noguera, Gerente general de Seguros y Fianzas Corredores Asociados, todo depende del monto asegurado, habitaciones y del lugar donde el objeto se encuentra.

El corredor Javier Manzano explica que las aseguradoras realizan un estudio para aprobar un contrato, “hay una cláusula en las solicitudes que habla de los linderos, la referencia dependerá de la zona, por tanto, la aseguradora siempre toma una medida, trabaja con mapas. Si te dicen que estás cerca del mercado Oriental te aseguro que hay un riesgo, mientras en carretera a Masaya les brindan las debidas recomendaciones si cumplen los requisitos”.

“Una casa de Bolonia no tiene el mismo precio que una en Altamira, todo depende de la zona y el tipo de construcción. Las aseguradoras se van con una supervisión del catastro, te van dando el valor real de la casa, aunque hay personas que dicen valóramela en 30, aunque en realidad su precio es 35, depende del cliente”, añadió Manzano.