•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Estado Nicaragua solicitó que se mantenga la condena de 18 años de prisión por narcotráfico y otros delitos al empresario nicaragüense Henry Fariña, quien sobrevivió al ataque armado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral, informó hoy una fuente oficial.

En una audiencia de más de siete horas, el lunes, el Ministerio Público y la Procuraduría General pidieron ante la Sala de lo Penal no tomar en consideración un recurso de casación emitido por Fariña a través del cual busca anular su pena, impuesta por los delitos de transporte internacional de drogas, crimen organizado y lavado de dinero, informó la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Fariñas, de 42 años de edad, se presentó el lunes en la sede de la CSJ en Managua, "resguardado por un fuerte dispositivo de la Dirección de Operaciones Tácticas del Sistema Penitenciario Nacional", detalló el Poder Judicial en un comunicado.

La CSJ no informó si habrá una nueva audiencia para continuar con el caso ni la fecha en que los magistrados de la Sala de lo Penal darán a conocer su decisión.

En abril de 2014 un tribunal redujo de 30 a 18 años la pena a Fariña por los delitos de transporte internacional de drogas, crimen organizado y lavado de dinero en perjuicio del Estado de Nicaragua.

Fariña, quien promovía los espectáculos de Cabral en la región, fue arrestado el 30 de marzo de 2012 en el Aeropuerto Internacional de Managua, y fue hallado culpable por narcotráfico y otros delitos el 27 de septiembre de ese año.

El 9 de julio de 2011 Cabral había presentado un recital en Guatemala y era conducido por Fariña hacia el aeropuerto de la capital guatemalteca, cuando se produjo el ataque armado en el que murió el cantante, supuestamente ordenado por el costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", en venganza por el robo de un cargamento de drogas.

Jiménez se encuentra preso en Guatemala, donde cumple una condena de más de 50 años.

Según la Fiscalía nicaragüense, Fariña y "El Palidejo" lideraban una red internacional de narcotráfico que se encargaba de llevar de Costa Rica a Guatemala droga del grupo colombiano de Los Fresas, que tendría como destino final a la banda mexicana de Los Charros, ligada a la Familia Michoacana.

El Ministerio Público también acusó a Fariña de lavar más de 30 millones de dólares en el período 2005-2012 a través de un club nocturno de elite que operaba en Managua.