•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El conductor de un autobús interurbano acusado por la muerte de dos personas fue condenado ayer a cuatro años de prisión, por el delito de homicidio imprudente.

El conductor, Abraham José Martínez Soto, fue condenado una semana después de que se declaró culpable de la muerte del chofer de una mototaxi y de una mujer embarazada, el pasado 28 de febrero, en el municipio de Mateare, a 24 kilómetros al noroeste de Managua.

Las víctimas, Rigoberto Guerrero Mendieta, de 58 años, y la pasajera Luisa Bonilla Bermúdez, de 21, perecieron al ser arrollados por el autobús que conducía Martínez.

Un hijo de Bonilla, de dos años, resultó herido en el choque.

Los cuatro años de prisión representan la pena máxima para el delito de homicidio imprudente, informó el juez Único Local de Mateare, Pablo Avendaño, quien dictó la sentencia.

El choque ocurrió cuando el autobús de pasajeros, que cubre la ruta interurbana entre los municipios de La Paz Centro y Managua, invadió el carril de la mototaxi, cuando esta realizaba un giro, según la Policía Nacional.

La sentencia no afecta el hecho de que la Policía Nacional le retiró al conductor de por vida la licencia de conducir, afirmó el juez.

Este sería el cuarto busero procesado por homicidio imprudente y el tercero condenado por este delito.

De acuerdo con datos oficiales, entre las principales causas de los accidentes están no guardar la distancia; invasión de carril; desatender las señales y falta de precaución al retroceder; giros indebidos; conducir en estado de ebriedad y conducir contra la vía.