•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la temporada de Semana Santa la niñez suele ser la más vulnerable ante los distintos riesgos, durante y después  de la visita a los diferentes balnearios del país.  

Del 6 de marzo al 2 de abril son 23 las personas que han muerto por sumersión. El más reciente fue un menor de 15 años en Pochomil, quien andaba en compañía de unos supuestos amigos. 

Además, del 6 al 12 de marzo fallecieron tres niños, cuyas tragedias ocurrieron en sus viviendas, presuntamente por descuido de los padres.  END

Enrique Chavarría, comandante del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua, recomendó tener cuidado con la niñez desde antes de arribar a los balnearios, principalmente al momento del viaje. “Si viaja en vehículo colectivo, asegurarse que los menores vayan de la mano de un adulto. No sacar las manos o cabeza cuando haya ingresado al vehículo”, señaló.

Te puede interesar: Gobierno se prepara para ofrecer vacaciones seguras esta semana santa

Hizo hincapié  que en el mar, por ejemplo, si el niño  está en compañía de un adulto, ambos deben de respetar los límites de la playa y no pasar más allá de la rodilla para evitar cualquier arrastre de la corriente.  De igual manera si están a orillas de los ríos o lagunas tomarlos  de la mano para evitar ser arrastrado por alguna corriente. 

Es importante evitar bañarse en lugares solos, ya que al momento de alguna emergencia no lo podrán socorrer, puntualizó Chavarría. 

Salud de niños

La pediatra Verónica Fuentes consideró que la salud de la niñez y los adolescentes es importante debido a que esta temporada están expuestos a los rayos ultravioletas de sol. 

Fuentes recomendó priorizar un bloqueador solar para evitar quemaduras. Asimismo, darle por lo menos entre ocho a diez vasos con agua durante la estancia en el balneario, como única sustancia para hidratarlos. Buscar una fuente de sombra es importante para proteger a la niñez y los jóvenes. 

Si están en el mar lo más recomendable es que ellos no pasen de dos horas continuas en el agua y debajo del sol, porque podrían sufrir quemaduras de primer grado, sostuvo la pediatra. 

También: Ola de calor persistirá en Nicaragua

En ese sentido, los niños o jóvenes que pasen mucho tiempo en el agua se exponen a tragar líquido, a que se les produzca una obstrucción nasal o dolor de cabeza intenso. 

En el caso de piscinas o represas, Fuentes llamó a tener cuidado ya que algunos lugares podrían ser fuentes de infecciones que pueden ingresar a través de una herida abierta o ser producto de un cuadro respiratorio como gripe. 

La pediatra recomendó para el cuido de los hijos ponerles ropa suave de algodón, de colores y que siempre estén calzados. 

Además: Cooperativas se preparan para la Semana Santa​