•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A partir de este sábado la Policía Nacional comenzará a implementar el llamado “Plan Verano 2017”, el cual busca garantizar la seguridad durante la época de vacaciones. En declaraciones brindadas a medios afines al Gobierno, el comisionado general Francisco Díaz, segundo jefe de la Policía, compartió que en la implementación de dicho plan participarán todas las especialidades nacionales y los órganos de apoyo de la institución. Díaz compartió que los oficiales de la Policía estarán principalmente pendientes de la velocidad en las carreteras, la seguridad en balnearios, destinos turísticos, actividades religiosas, procesiones, vigilias, paradas así como terminales de buses. “Es un plan en el que vamos a darle protección en los 153 municipios del país las 24 horas y con la finalidad de que las familias nicaragüenses participen, los que van a vacacionar, de las actividades religiosas, de las actividades deportivas tradicionales”, dijo Díaz.

SOBRE LAS VÍAS

Por su parte, el comisionado general Edgar Sánchez, subdirector de la Dirección General de Seguridad de Tránsito Nacional (DSTN), compartió que esta dependencia estará implementando acciones de patrullaje y puestos de control en las diversas carreteras del país.

"Ya hemos estado trabajando en los distintos planes de regulación y control a todos aquellos conductores que desobedezcan  la Ley de Tránsito y que no quieren acatar y cumplir a como ellos deben conducirse", dijo Sánchez. Agregó que en la implementación del Plan Verano paticiparán 13,000 efectivos de la fuerza del orden público. "En donde nos vamos a articular en todas las carreteras que comunican a los 453 balnearios, pero vamos a estar en los más populares, como es la zona Pacífico, que cubre la cuarta región, León, Chinandega, Managua y los lugares de mayor afluencia poblacional", expresó Sánchez.

El jefe policial sostuvo que en distintos puntos de las carreteras habrá puestos de control para garantizar que los motorizados, usen casco, que no haya vehículos con exceso de pasajeros, personas que manejen bajo influencias del alcohol o se desplacen a alta velocidad.