• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El gobierno de Nicaragua mostró este viernes su preocupación por los últimos acontecimientos registrados en Siria y se unió al llamado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para buscar una solución política al conflicto que se vive y se agudiza cada vez más en ese país desde el 2011.

La vicepresidenta de la República, Rosario Murillo, en comunicación a través de medios oficiales, leyó el mensaje que emitió el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, tras el ataque con misiles que realizó la noche del jueves Estados Unidos contra una base militar siria.

"Consciente del riesgo de una escalada, pido contención para evitar cualquier acto que pueda profundizar el sufrimiento de los sirios", alertó este viernes el máximo representante de la ONU, quien reiteró su condena del ataque químico de esta semana en la localidad de Jan Shijún y subrayó que debe haber rendición de cuentas por esos crímenes.

El mensaje de Guterres agrega: "Estos sucesos refuerzan mi creencia de que no hay otra forma de resolver el conflicto que a través de una solución política. Llamo a las partes a renovar urgentemente su compromiso para avanzar en las negociaciones de Ginebra".

Murillo señaló que "el único camino para Siria y otros países agraviados por la guerra, para evitar más sufrimiento y que prosiga la catástrofe humanitaria, es el diálogo y la búsqueda de acuerdos".

La Vicepresidenta aprovechó la ocasión para reiterar la posición del Gobierno sobre un mundo libre de armas químicas o nucleares, así como sobre la necesidad de resolver cualquier conflicto a través del diálogo.

"Es la solución pacífica de los conflictos lo que nosotros reclamamos, en apego a la soberanía e integridad territorial de los estados", recalcó.