•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Luis Antonio Padilla Alonso, de 69 años, quien laboró durante 20 años en varias bananeras de este municipio, y actualmente sufre diversas afecciones debido al uso indiscriminado del Nemagón y Fumazone por empresas trasnacionales, denunció al mexicano Francisco Valadez, el costarricense Luis Madrigal y los nicaragüenses Alfonso Castillo y Amadis Anduray.

De acuerdo con Padilla, le hicieron diversos ofrecimientos para entorpecer la lucha emprendida desde hace varios años por la Oficinas Legales para los Bananeros, representada por los abogados Antonio Hernández Ordeñana y Juan José Domínguez. “Ellos llegaron a mi vivienda ubicada en el barrio El Rosario de Chinandega y me dijeron que venían de parte de la Empresa Dole Fruit Company. Alfonso Castillo me ofreció 100 mil dólares, de los cuales me entregaría primero la mitad, y la otra mitad después que regresara a Nicaragua procedente de Estados Unidos, donde declararía en contra de todos los bananeros demandantes del Nemagón y a favor de la Dole”, expresó.

Ofrecieron 100 mil dólares

“Amadis Anduray, me ofreció 100 mil dólares para que declarara a favor de la Dole, y en contra de los bananeros nicaragüenses. Rechacé la oferta de ambos porque no traicionaré la lucha comenzada desde hace varios años por el bufete que nos representa y que ha conseguido importantes triunfos ante un tribunal de California”, dijo el afectado por el tóxico.

Las otras “tentaciones”

Añadió que Francisco Valadez y Luis Madrigal, le ofrecieron 7 mil dólares, visa americana y vivienda en Estados Unidos, porque según ellos él es una persona clave porque había ocupado importantes cargos en las fincas bananeras El Hular, El Cardón, El Paraíso y El Relámpago.

“Me prometieron ese dinero para que declarara contra los abogados Antonio Hernández Ordeñana y Juan José Domínguez, pero los rechacé”, expresó.

Por su parte, el agrónomo Eduardo José Padilla Palma, de 61 años, quien trabajó como capitán de riego de 1972 a 1976 en la bananera El Cardón, denunció que fue visitado en seis ocasiones por el costarricense Luis Madrigal y por el nicaragüense Amadis Anduray, quienes se identificaron como representantes de la Dole Fruit Company.

Según él, el último le propuso que declarara ante abogados de esa empresa transnacional que el químico que se aplicaba en las bananeras no producía daños a las personas, por lo tanto los representados por la Oficinas Legales para los Bananeros no eran afectados por el Nemagón y Fumazone.

Añadió que el primero le preguntó acerca de sus labores en las bananeras, las aplicaciones que hacía del químico, cómo estaba conformada la cuadrilla de regadores, las dosis que se aplicaban del químico y el color que tenía, y si estaba dispuesto a declarar a favor de la empresa Dole fuera del país, y contra las Oficinas Legales para los Bananeros.

Afirmó que a cambio le ofrecieron 50 mil dólares, visa americana para él y su familia, trabajo, vivienda en Estados Unidos y vida estable.

“No acepté porque soy afectado por el Nemagón en la vista y en el cuerpo debido al uso del tóxico, que era regado durante las noches y tenía olor agradable para engañarnos”, dijo Padilla Palma.

Añadió que sigue firme en la lucha contra las empresas trasnacionales del banano que tenían conocimiento de las afecciones que causaban el Nemagón y el Fumazone, y no les proporcionaban equipos para protegerse del veneno que venía en pequeños barriles y era trasladado por los capitanes de riego con su personal para regarlo con bombas.