•  |
  •  |
  • END

El corresponsal en Bilwi de EL NUEVO DIARIO, Fermín López Serrano, acusado por supuestas amenazas contra Edgard Giovanni Castellón, interpuso denuncia en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, y visitó a la secretaria ejecutiva del Ministerio Público, Delia Rosales, donde argumentó que una serie de personas se han confabulado para procesarlo.

Según el alegato del periodista, el problema inició por varias publicaciones en diferentes momentos, en los cuales se criticó, ya sea la actuación de la jueza penal de la zona, o bien, la atención deficiente en una Clínica Previsional de la localidad.

López asegura que estaba adscrito a esa clínica, al igual que muchos otros, y al ver la problemática realizó varios trabajos sobre el tema. Esto, al parecer, molestó a Castellón, esposo de la directora de la clínica y socio de la misma, quien estuvo tratando de averiguar su domicilio.

En una ocasión que la esposa de López asistió con sus hijos a recibir atención, la señora afirma que Castellón se llevó el expediente de sus hijos. Los documentos aparecieron hasta cuando exigió que la atendieran, porque tenía varias horas en espera.

En otra ocasión, López, que en compañía de una joven viajaba en motocicleta el 7 de octubre del año pasado, se encontró con Castellón en la vía pública del barrio “Pedro Joaquín Chamorro”, de esa ciudad, y exigió a éste que si tenía algún problema con él que lo arreglaran, pero que con sus hijos no se metiera. Tras una discusión acalorada, ambos se dirigieron a la estación policial local para interponer denuncia de lo sucedido.

Fue hasta este año, que estando fuera de Bilwi, le enviaron a su casa dos citas judiciales de las cuales supo porque su familia le llamó por teléfono, aunque con la segunda ya habían girado orden de captura.

Al indagar sobre el problema, conoció que Edgard Giovanni Castellón es cuñado de la juez de Distrito Civil, Martha Johana Rodríguez, quien es hermana de la directora y socia de la Clínica Salud y Familia, que hasta noviembre funcionó como Clínica Previsional al cancelársele el contrato.

Según la denuncia recibida en el Cenidh, la jueza hizo alianza con la juez local penal, Nancy Rossman, la misma respecto de quien el periodista López escribió en años pasados por haber recibido una pulsera de oro valorada en 25 mil córdobas, de manos de una persona acusada por narcotráfico.

El periodista, además, indica que el fiscal regional, Juan Barrios, se unió al “juego” resentido por las críticas de falta de efectividad del Ministerio Público en la región, por lo que dio curso a la acusación.

Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Cenidh, comentó que con sólo ver la diminuta y escueta acusación, se determinan algunas irregularidades.

“Cabe la suspicacia de que en casos muy graves de muertes y violaciones, el Ministerio Público no acusa, supuestamente por no haber suficientes elementos probatorios que sustenten un caso, pero en esta situación y sin mayores pruebas, se abre un proceso sin sustento”, precisó.

Carrión dijo esto comentando que, increíblemente, toda la acusación penal se basa en los simples alegatos del demandante, teniendo como testigos al mismo demandante y a Wildford Simons, el investigador policial designado para indagar lo sucedido.

El abogado dijo haber hablado vía telefónica con el fiscal departamental, Juan Barrios, quien aseguró que pronto estará en Managua y platicarán sobre el caso.

López, por su parte, durante la entrevista con la doctora Rosales, asegura que ella también se sorprendió de la acusación, y pedirá al fiscal Barrios mayor información, y si se requiere continuar la acusación, que se amplíe con mayores elementos probatorios.