•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, espera que tanto su gobierno como el de Nicaragua, respeten el fallo que deberá emitir los magistrados de la Corte internacional de Justicia de la Haya, entorno a la demanda que este país interpuso en contra de su vecina del norte, por la navegación armada y otros supuestos derechos. Arias confía en que ambos países actuarán con madurez una vez el Tribunal se pronuncie. Asimismo funcionarios de ambos gobiernos han coincidido que el fallo permitirá, de una vez, terminar con un elemento que a través de la historia ha sido un elemento distorsionador en las relaciones
binacionales.

El mandatario tico al referirse al resultado del juicio dejó sus dudas en cuanto a la decisión final, sin embargo sostuvo que a lo mejor se da una sentencia que procuré satisfacer a ambas partes. “Posiblemente no nos den toda la razón o, en el caso de Nicaragua no le den toda la razón pero le pueden dar parte de la razón, qué sé yo (...) Mejor no especulemos, lo importante aquí es que tanto el Presidente Ortega como yo le podamos garantizar a nuestros pueblos que vamos a ser respetuosos del resultado”, expresó luego de participar en una actividad pública.

Arias, que al igual que su contraparte nicaragüense, Daniel Ortega, repite mandato luego de 20 años, sostuvo que es mejor no adelantarse al resultado, y que sean los jueces quienes definan lo que las dos naciones deberán acatar. “A aquí lo importante es que ambos Gobiernos tengan muy claro que tendrán que respetar el fallo de la Corte en la Haya y punto”, reiteró el presidente, al tiempo evitó mayores comentarios para no dar espacio a especulaciones o malas interpretaciones que afecten el proceso.

Al equipo nicaragüense le toca el día de mañana terminar con las audiencias orales, luego los magistrados, en unos meses, emitirán la sentencia. Costa Rica, hizo lo suyo el lunes pasado, recalcando que el Tribunal debe obligar a Nicaragua que le ceda libre navegación en el río San Juan. Incluso el vicecanciller y agente ante la Haya, Edgar Ugalde, solicitó una compensación a favor de su país por los supuestos daños ocasionados por
Nicaragua al no permitirles la navegación libre.

El equipo tico pidió obligar a Nicaragua a que establezca garantías de que las presuntas restricciones de navegación no sean impuestas de nuevo en el futuro, es decir que permita el tránsito de embarcaciones costarricenses, fiscales, turísticas, de patrullaje y de comercio, sin ningún tipo de restricciones físicas o materiales. La defensa costarricense recalcó que “no se puede realizar una labor fiscal sin armas”, por lo que sostienen como derecho, aplicar su propia vigilancia en el río, de no ser así, estiman que la delincuencia florecerá y que sus pobladores de la ribera no recibirán la atención debida en los servicios básicos

En sus argumentos, los vecinos del sur, pidieron que Nicaragua debe de suspender la visa a sus ciudadanos, a si como la exigencia de pasaportes y cobros. Adicional que no se debe exigir que las embarcaciones ticas porten la bandera nicaragüense cuando naveguen en el San Juan.