•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sabina González, de nacionalidad nicaragüense y residente en Miami, viajó hace aproximadamente un año para realizarse un procedimiento dental. “Aquí (EE. UU.) tanto los medicamentos como la atención medica es carísima”, relató González.

Según González, un procedimiento dental en Miami cuesta 3,000 dólares, mientras en Nicaragua puede estar de 700 a 1,000 dólares, “pero el precio depende de lo que te vas a realizar, aquí son demasiados elevados y más cuando se trata de los dientes”.

Ella asegura que viaja anualmente para realizarse chequeos dentales. En su último viaje González se hizo la incrustación de ceromero (resina) en cuatro piezas dentales y se hizo la limpieza dental en general. Todos estos procedimientos le costaron mil dólares. “Es una gran diferencia, porque uno no hace nada con mil dólares en los EE. UU., en cuanto a procedimientos dentales”.Por el momento solo el hospital Vivian Pellas está acreditado.

La atención médica en Estados  Unidos, como en otras partes de mundo, es alta y es por eso que muchas personas deciden viajar a otros países como Nicaragua para realizarse los procedimientos médicos a un costo accesible.

El turismo de la salud en Nicaragua tiene precio de un 20% a un 30% más bajo, en comparación con EE. UU.

“Los pacientes buscan precios bajos, las personas que nos visitan son prácticamente nicaragüenses que viven en el extranjero o americanos que están casados con un nicaragüense, además un procedimiento que le puede costar de 18,000 a 30,000 dólares en los Estados Unidos aquí lo encuentran a 7,500 dólares, por ejemplo”, manifestó Arlen Pérez, gerente de mercadeo y ventas del Hospital Metropolitano.

Según el estudio de mercado sobre turismo médico realizado por estrategias de inversión en Nicaragua Calvet & Asociados, el 19 de septiembre de 2011, asegura que en Nicaragua existen hospitales que tienen las intenciones y los programas para incursionar en turismo médico, como el Hospital Central de Managua, el Militar y el Metropolitano.

Sin embargo, en Nicaragua el único hospital que está acreditado por Joint Commission International (JCI) para realizar turismo médico es el Hospital Metropolitano Vivian Pellas, que forma parte de los 388 hospitales que poseen esta distinción en 50 países.

La acreditación consiste en evaluar al hospital para determinar si este cumple una serie de requisitos, entre estos se encuentra el compromiso de la calidad y seguridad del paciente. Esta evaluación se realiza cada tres años en la que se verifica los 320 estándares de calidad y los más de 1,300 elementos medibles que establece JCI, todo esto para mejorar la seguridad y la calidad de la atención al paciente.

Entre los principales procedimientos médicos que buscan los extranjeros es la cirugía estética, cirugía bariátrica (este es un procedimiento quirúrgico para tratar la obesidad), ortopedia y cirugía dental.

En Centroamérica los principales países que lideran el turismo médico son Costa Rica y Panamá, atrayendo a turistas extranjeros (estadounidenses y canadienses), por los procedimientos médicos a bajos costos; según el estudio, en Costa Rica llegan más de 100,000 turistas al año (pacientes acompañantes) en búsqueda de tratamiento y prevención, dejando más de 300 millones de dólares en su economía.

“La investigaciones nos llevan como conclusión final que el mercado nicaragüense residente en el exterior es el mercado por excelencia para el turismo médico de Nicaragua”, señala el estudio de Calvet & Asociados.

¿Qué es el turismo médico?

El turismo médico o turismo de la salud consiste en viajar a otro país para poder realizarse algún tipo de tratamiento (cirugías, chequeos o rehabilitación), con una atención médica de alta calidad y a un precio bajo de lo que pagarían en el lugar donde viven.

El turismo médico ha ido incrementado con el paso del tiempo. Es por ello, que varios hospitales de distintos países han optado por este nuevo fenómeno mundial, esto  para garantizar una ventaja financiera a dicho centro. También genera al país grandes beneficios debido a que los pacientes luego de realizarse sus procedimientos médicos visitan lugares turísticos y esto promueve el desarrollo del país.

 “Luego que los pacientes se realizan sus tratamientos, visitan distintos lugares de Nicaragua”, añadió Pérez.
Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), considera que el turismo médico aún no está organizado formalmente, así como otros segmentos importantes de turismo. “Se ha venido desarrollando individualmente en el sentido de que lo han venido impulsando empresas o médicos interesados en traer gente de fuera a tratarse acá”, indicó.

"Las personas que nos visitan son prácticamente nicaragüenses que viven en el extranjero o americanos que están casados con un nicaragüense." Arlen Pérez, gerente de mercadeo del hospital Metropolitano.

Valenti también opina que desde Canatur se pretende trabajar mejor este tipo de turismo, para determinar las condiciones y los estándares de calidad requeridos, por ejemplo, certificaciones y seguros médicos.

Auge

El odontólogo Luis Douglas Contreras, presidente de la Federación Odontológica de Centroamérica y Panamá, afirman que estas actividades representan uno de los nuevos métodos de impulsar tanto el turismo como la parte médica odontológica en Nicaragua.

Contreras señala que los clientes de turismo médico más frecuentes son los estadounidenses, en especial emigrantes que deciden viajar a Nicaragua “por razones económicas. Muchos de ellos no tienen seguros allá que les cubra la parte dental, entonces prefieren venir a Nicaragua a tratarse aquí a un costo más favorable”, reveló.

El odontólogo considera que aunque esta práctica no es nueva, recientemente ha tenido más auge en el país gracias a una visible mejora en las clínicas nicaragüenses.

“Hoy contamos con tecnología de punta que nos pone al mismo nivel que cualquier ciudad desarrollada, entonces esto nos permite que el cliente tenga la seguridad y tranquilidad de que los servicios que se le está prestando tienen la misma calidad tanto profesional como instrumental, que puedan recibir en su país de residencia”, destacó Contreras.