Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El Presupuesto General de la República de 2009 se encuentra al borde del colapso al enfrentar un nuevo “hueco financiero” de entre 150 y 200 millones de dólares, por lo que las modificaciones presentadas por el gobierno el pasado 20 de enero están desfasadas, y, por tanto, serán insuficientes para cubrir las necesidades de las entidades estatales, según advirtió el miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa.

Adicionalmente, Aguirre Sacasa señaló como principal debilidad, la eventual y casi segura suspensión definitiva de la ayuda financiera de rápido desembolso, la que tradicionalmente proviene del denominado Grupo de Apoyo Presupuestario, conformado por los países europeos, debido a los problemas de gobernabilidad y transparencia que presenta el gobierno.

Lo anterior se desprende, dijo Aguirre, de la falta de voluntad del Presidente de la República, Daniel Ortega, y del partido de gobierno, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, para resolver el problema del fraude electoral y parar la represión de las manifestaciones públicas impulsadas por sectores cívicos y de la oposición.

A ello se agrega, según Aguirre, el incumplimiento de las metas propuestas por el gobierno en el programa con el Fondo Monetario Internacional, FMI, lo que impide que dicho programa “suba” al directorio para su visto bueno.

Entre los incumplimientos de las metas por parte del gobierno nicaragüense, se cuenta el hecho de que para 2008 se proyectó un crecimiento de las reservas monetarias del Banco Central de Nicaragua, BCN, en 60 millones de dólares, meta que no solamente no se cumplió, sino que experimentó un decrecimiento de 20 millones de dólares.

“Es decir, que en cuanto a las reservas financieras estamos en menos 80 millones de dólares, respecto de lo comprometido en el programa con el FMI. Desde ahí ya vamos mal”, expresó Aguirre Sacasa.

Enfatizó que, generalmente, las reservas de un país son utilizadas para cubrir las importaciones. El actual nivel de reservas de Nicaragua permiten, según Aguirre Sacasa, cubrir las importaciones de 3.4 meses, cuando en otros países de América Latina, el nivel de reservas debe prever la cobertura de un año de importaciones.

Aguirre recordó que los países miembros del Grupo de Apoyo Presupuestario, también tienen presencia e incidencia directa en los organismos financieros multilaterales como el mismo FMI, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID y el Banco Mundial, BM, por lo que claramente podrían bloquear préstamos a Nicaragua.

Por otra parte, Aguirre Sacasa considera como “otro mal síntoma” en materia económica el congelamiento de la Cuenta Reto del Milenio, CRM, por tres meses más.

Malos presagios

Mostrando pesar y cautela en sus palabras, Aguirre Sacasa sólo puede ver malos presagios para el país, sobre todo al señalar que existe una gran contracción en todos los sectores como el comercio, la construcción y la industria.

Respaldó sus palabras con cifras como el hecho de que, por primera vez, en 19 años, se reporta una reducción del tres por ciento en la demanda de energía eléctrica; además, de que la venta de automóviles entre finales de 2008 y los tres primeros meses de 2009, se redujo en un 50 por ciento.

A estas malas noticias, añadió que este año habrá una “sub recaudación” de impuestos de 125 millones de dólares, respecto del año pasado.

Pese al panorama, Aguirre destacó el trabajo que realiza el equipo económico del gobierno en “situaciones totalmente adversas”, por mantener en equilibrio financiero, y destacó, por ejemplo, el hecho de que este año la inflación no será mucho menor a la del año pasado.