elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |

Lo ojos del pintor se han apagado para siempre, pero su obra permanecerá. El extraordinario intérprete del paisaje nicaragüense, Orlando Sovalbarro, murió de un paro cardíaco y sus restos son velados en su casa en el municipio de Tipitapa.

Desde los años 60 Sobalvarro se impuso en el panorama de la plástica nicaragüense y latinoamericana sin haberse adscrito a ninguna escuela de moda, conservando siempre su pasión y su deslumbramiento primerizo.