•   Siuna, RACCN  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Francisco Gadiel Jirón Laguna, de 18 meses, estaba dormido la mañana del jueves, cuando se lo robaron. Solo la colcha roja con flores amarillas quedó en la hamaca en la que se encontraba. Es el menor de los hijos de Ana María Laguna, oriunda de la remota comunidad San Martín Yaoya, en Siuna, y su caso ha quitado la calma de los lugareños, acostumbrados solo a convivir con la naturaleza, entre el ruido de los monos congo. 

Ana María Laguna tiene 30 años y cuatro hijos, de 12, 9 y 8 años. Aunque luce serena, a ratos rompe a llorar. Según cuenta, el día que desapareció, lo amamantó, luego lo acostó en la hamaca y se fue a buscar leña en el potrero.

Lea: Policía investiga rapto de un niño en Siuna

Distintas versiones indican que un hombre llevaba en brazos a un niño que lloraba. “Yo tengo la fe que mi niño va regresar”, exclama desesperada.

Cristian Laguna, presidente de la iglesia Católica central de esta comunidad, dijo que se sumaron a la búsqueda del niño. “Estamos con la esperanza en Dios de encontrar al niño”. 

Santos Lucila Sánchez Sandoval, madrina del niño, describe al menor como tímido. “Es un niño huraño, pero con su conocidos es bien risueño”, comenta.

Los comunitarios desde el día que ha desaparecido se han acercado a la vivienda de la familia Jirón Laguna para apoyar en la búsqueda.

El padre del niño, David Jirón, explicó que alguien sacó a su hijo de su casa cuando estaba dormido en la hamaca, donde su esposa lo había dejado dormido.

Sabemos que no es un animal que pudo haberse comido al niño porque no arrancó la puerta, dejó abierto y se fue, solo lo llevó con un chorcito”, precisó Jirón.

El progenitor, quien apenas puede contener las lágrimas, confía que el niño pudo habérselo llevado alguien que no quiere hacerle daño, sin embargo se mostró desesperado.

“Desde el jueves no sé nada, no sé si está vivo, lo que se sospecha es que pudo haber sido abandonado en un predio montoso, no sabemos si le amarraron la boca para que no llore, con este solazo tengo la idea que se puede ahogar, tantas cosas que uno se imagina, duele mucho”, dice. 

Más: En 2015, 124 nicas desaparecidos en el extranjero

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus