•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La jueza de Distrito Penal de Audiencias de Estelí, Alma Pino, admitió ayer la acusación por homicidio contra Letty Aminta Olivas Montoya, quien asestó una puñalada a su esposo Auner Josué Rugama Bustamante, y adujo que lo hizo en defensa propia debido a que este estaba agrediendo a su hijo. 

Los hechos sucedieron a eso de las 10:30 de la noche del miércoles 19 de abril en el barrio El Esfuerzo Número dos de la ciudad de Condega. Según los vecinos, ambos discutían de forma constante y se agredían.

La judicial Pino Irías remitió a la acusada, de 28 años, a audiencia inicial el 5 de mayo. En esa vista se decidirá si ella será enviada a no a juicio.

De acuerdo al cuadro fáctico acusatorio de la Fiscalía, la noche del miércoles 19 el niño de 11 años recibió una pedrada en la cabeza que Auner Josué supuestamente había tirado a la casa, adonde ese día se apareció tomado. 

Familiares de la acusada que prefirieron el anonimato fueron los únicos que estuvieron presente en la audiencia y narraron la situación que vivía la acusada en la relación con el fallecido, quien siempre tomaba licor y supuestamente otro tipo de droga.

No obstante, la joven Jacqueline Rugama Bustamante, única hermana de la víctima, negó los señalamientos y dijo que su consanguíneo nunca consumió drogas.