•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El robo de un teléfono celular es el móvil del crimen que le costó la vida a Eddy Alberto Castro Andino, de 56 años de edad, quien fue ultimado de un impacto de bala en el cuello la madrugada del domingo en Chinandega.

Así lo confirmaron Alonso Meza e Isaías Sandoval, familiares del hombre, a quien un desconocido le disparó cuando estaba estacionado frente al estadio de beisbol  Efraín Tijerino,  en la mencionada ciudad.

Meza y Sandoval, en declaraciones a los periodistas en las afueras del Instituto de Medicina Legal (IML), en Managua, donde hicieron la autopsia, explicaron que el crimen se produjo cuando la víctima ponía conos lumínicos en la vía para poder revisar una llanta que se le explotó.

Eddy Castro Andino recibió el impacto de bala cuando reportaba la explosión de la llanta de la rastra

Eddy Castro Andino recibió el impacto de bala cuando reportaba la explosión de la  llanta que le impedía seguir con su marcha hacia un ingenio ubicado en El Viejo, explicó Alonso Meza.

El cuerpo sin vida del experimentado furgonero,  originario de El Viejo, Chinandega, quedó a la orilla de las ruedas de la rastra donde transportaba 50 toneladas de caña de azúcar.

Personas que viven en los alrededores del estadio dijeron a la Policía que después de la detonación se escuchó el ruido de una motocicleta, por lo que sospecha que el criminal se movilizaba en ese medio de transporte.

Hasta el mediodía de ayer, las autoridades policiales de Chinandega no reportaban la detención de algún sospechoso de haber cometido el crimen del furgonero, a quien le sobreviven tres hijos, dos de ellos menores de edad.