•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una alimentación escasa o carente de nutrientes y la falta de educación de los padres sobre nutrición adecuada son dos circunstancias que podrían provocar desnutrición crónica en los niños, un problema de salud con repercusiones en la asistencia y el rendimiento escolar.

“El niño que está mal nutrido no tiene el combustible para funcionar, es un niño más distraído, más retraído, su aprendizaje va a ser más lento”, comentó Olga Sánchez, doctora especializada en salud pública de la Fundación Americano Nicaragüense (ANF, por sus siglas en inglés).

Las estadísticas con las que ANF trabaja sobre este tema son las mismas de la encuesta nicaragüense de demografía y salud (Endesa, 2012). Esta encuesta indica que el 17.3% de niños menores de cinco años de edad tienen desnutrición crónica en Nicaragua. 

1.2 millones de estudiantes se benefician con el programa del gobierno Merienda escolar, según cifras oficiales.

Un menor con desnutrición crónica es aquel que no tiene el peso ni la estatura adecuada para su edad, definió Sánchez. “Esto es porque no comen lo que necesitan, así que lo poco que comen lo ocupan para las funciones más importantes del cuerpo”, comentó la experta, por lo que no tienen energías suficientes para otros aspectos como la concentración en los estudios. 

Sánchez explicó que muchas veces la desnutrición ocurre porque los padres no saben incluir diferentes grupos de alimentos en la dieta de los niños, o porque los alimentos que consumen no son nutritivos. 

“Un desayuno que incluya huevo, dos rebanadas de tomate, gallopinto y jugo es algo que se le puede dar a los niños”, destacó la experta, ejemplificando una comida nutritiva a un precio accesible. 

20 escuelas reciben capacitación de ANF sobre las  mejores alternativas de alimentación.

Combatir la desnutrición

Según “Progreso Educativo Nicaragua 2014”, el 43% de los estudiantes matriculados inicialmente en la educación primaria abandona los estudios antes de llegar a sexto grado. 

Puesto que el impacto de una mala alimentación tiene consecuencias graves en la niñez, existen varias iniciativas que tienen como objetivo disminuir esta problemática. 

Merienda escolar es un programa del Ministerio de Educación que provee alimentación básica para niños de preescolar y de primaria de instituciones públicas. El Gobierno estima que 1.2 millones de estudiantes de todo el país se benefician a través de este programa.

Este proyecto ha favorecido la asistencia de niños a las aulas de clase, especialmente en áreas rurales. 

De hecho, de acuerdo con Sánchez, los lugares donde ANF ha encontrado más afectaciones por desnutrición son la zona del Corredor Seco del país y los departamentos del norte. “Esto sucede porque el acceso a los alimentos es muy malo, especialmente cuando no tienen agua y no pueden cultivar, el acceso a los alimentos es peor”, destacó. 

Otra iniciativa es la rama de nutrición de ANF, la cual a través de sus centros nutricionales en Matagalpa, Chinandega, León y Managua provee de alimentos, suplementos nutricionales y medicamentos a alrededor de mil niños al año con desnutrición crónica o aguda de las zonas rurales donde trabajan. Así mismo, capacitan en otras veinte escuelas a aproximadamente 4,500 infantes sobre las mejores alternativas de alimentación. 

El consumo de agua limpia es otro de los factores que propician la permanencia de los niños en el sistema educativo.

“Les enseñamos la importancia del consumo del agua, del desayuno y los demás tiempos de comida, de la movilidad física”, detalló Sánchez. 

El consumo de agua limpia es otro de los factores que propician la permanencia de los niños en el sistema educativo, puesto que se reduce la cantidad de afecciones por diarrea y problemas respiratorios, según expertos.

Semana de la Educación

Durante la última semana de abril, del 24 al 30 de este mes, se celebrará a nivel mundial la Semana de la Acción Mundial por la Educación, promovida por las Naciones Unidas. 

En Nicaragua, las 38 organizaciones pertenecientes a la Red Foro por la Educación y Desarrollo Humano aportarán al debate, la reflexión, y realizarán propuestas sobre educación, mediante la campaña “Pido la palabra por la educación” que se lanzará oficialmente hoy.