•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los 61 extranjeros originarios de Etiopía, Eritrea --países al norte de África--, y Nepal --en Asia Meridional--, quienes  fueron abandonados por coyotes en las costas de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, el primero de marzo, viven un duro drama, porque continúan retenidos en nuestro país.

“Una gran problema es que en nuestro país no conocemos a personas que hablen su idioma y sólo alguno de ellos ‘medio’ habla unas cuantas palabras en inglés. Todos están acá. El Ministerio de la Familia está tutelando la seguridad del niño de 2 años”, nos dice María Magdalena Pineda, relacionista pública del Centro Nacional de Migrantes Irregulares. Según Pineda, luego de un chequeo médico, se comprobó que todos están en buen estado de salud, se les brinda alimentación y atención continua, mientras la institución realiza las coordinaciones necesarias para poder repatriar a estos migrantes que oscilan entre los 22 y los 40 años de edad.