•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En las redes sociales circula el video de la paliza que recibió el joven César Augusto Altamirano Barrios de 24 años, este domingo, una vez finalizado el partido de futbol español entre el Real Madrid y el Barcelona.  

El hecho ocurrió fuera de la discoteca Why Not!, ubicada en carretera a Masaya, por una posible rivalidad deportiva.

Maribel Barrios, madre del joven golpeado , aseguró que actualmente su hijo se encuentra delicado de salud.  

Además explicó que después del hecho, Altamirano fue llevado al hospital Manolo Morales, donde estuvo en observación durante algunas horas, pero fue dado de alta a la medianoche.  En  dicho centro asistencial les indicaron a los familiares que presentaba un trauma en la mandíbula, trauma craneal y el ojo izquierdo muy golpeado e inflamado.

“Mi hijo pasó mal la noche cuando vino del (hospital) Manolo Morales, por eso esperamos que amaneciera y lo llevamos al hospital Militar porque él es asegurado”, dijo Barrios.  

Además señaló que no han puesto denuncia ante la Policía Nacional porque primero es la salud de él y luego lo demás.

La prioridad

Eduardo Bendaña, administrador de la discoteca Why Not!, dijo que la seguridad de su negocio prioriza a los clientes que están dentro del local.

“Lo que sucede fuera del local, no podemos interferir en eso”, dijo Bendaña.

También indicó que después del hecho se procedió a llamar a la Policía Nacional y se le brindó los números de placas, videos y descripciones de los muchachos que salieron huyendo.

Además: El nica en el clásico español: “Al chile, me querían matar”

También destacó que a la discoteca llegan habitualmente alrededor de 200 personas y cuando se trabaja de noche a partir de la 1:00 a.m. se observa el comportamiento de los clientes.

Francisco Javier Bautista Lara, especialista en seguridad, al analizar los hechos ocurridos,dijo que puede haber fanatismo extremo que exacerba los ánimos sin razón, pero también hay un problema  de excesivo consumo de licor.

“También es un problema de educación cívica de la población. Nos mal acostumbramos a veces y los problemas los queremos resolver a golpes, vemos al otro como nuestro enemigo  y no toleramos al distinto”, dijo Bautista.