•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jimmy Rosales es un joven de 20 años de edad, con 17 de estar en tratamiento médico y 136 cirugías en su cuerpo. Cuando tenía tres años su casa se incendió por completo. Él dormía sobre colchones en el piso junto a sus tres hermanos. Dejaron sobre una silla una candela encendida para iluminarlos, pero esta cayó en el suelo y el mosquitero que los protegía de los zancudos se encendió.

“En cuestión de segundos mis hermanos y yo estábamos envueltos en llamas”, relató Rosales. Uno de ellos, de apenas dos años de edad, murió en el acto. Jimmy fue rescatado por una hermanita de siete y resultó con quemaduras de tercer grado en el 46% de su cuerpo, principalmente su rostro, también perdió sus dedos.

Fue trasladado desde El Tuma-La Dalia, Matagalpa, hacia el hospital Vélez Paiz de Managua, pero no existían los equipos necesarios para atenderlo; los médicos creyeron que no podría sobrevivir. En ese entonces, la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen) tenía su unidad de referencia en ese centro hospitalario, donde Jimmy fue remitido.

Inmediatamente Aproquen realizó los trámites necesarios para que Jimmy viajara a Estados Unidos y fuera atendido en el Boston Children’s Hospital. Desde entonces se le han realizado 126 cirugías de reconstrucción, más 10 que le han hecho en Nicaragua. Todos los viajes, la medicina y los costos de cirugía los recibe completamente gratis, y continúa en tratamiento.

AGRADECIDO

Por eso ayer estuvo todo el día junto a otros beneficiarios en la sucursal Plaza España de supermercados La Colonia, para ayudar a empacar las compras de clientes que durante cinco meses, de noviembre del año pasado a marzo de este año, brindaron su aporte a Aproquen durante la campaña Dona en Caja en las 26 sucursales de todo el país.

Héctor Gaitán, director de donaciones de Aproquen, aseguró que durante más de 25 años han brindado más de medio millón de servicios de salud completamente gratis. “Solo el año pasado brindamos más de 10,000 consultas y no solo atendemos quemados, sino también a la niñez con labio y paladar hendido”, indicó.

Según Gaitán, de cada 100 atenciones brindadas en Aproquen, 75 son en menores de cinco años. Las escaldaduras (quemaduras por líquido caliente como aceite, café o sopas) representan el 60% de casos.

RECOMENDACIONES

Los menores de cinco años son los que más se queman porque tienen menos conciencia del peligro, están en su etapa de exploración, de descubrir el mundo, dice Gaitán, quien para disminuir la ocurrencia de estos accidentes recomienda saber utilizar los utensilios de cocina.

“Quienes tienen cocinas de cuatro quemadores o más, nosotros les sugerimos usar los quemadores traseros porque de esta forma se reduce hasta en un 95% la probabilidad de que un niño se queme. El niño que anda gateando lo primero que hace es halar el recipiente en el que están cocinando”, recalcó.

Las secuelas psicológicas de una quemadura también son atendidas en Aproquen y estas, según Gaitán, tienen un costo de al menos US$30 mensuales por cada paciente. Por eso instan a la empresa privada a sumarse a la causa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus