• |
  • |
  • Edición Impresa

El senador republicano Ted Cruz introdujo este jueves ante el Senado de Estados Unidos el proyecto Nicaragua Act, que establece nuevas condiciones para que los organismos financieros aprueben préstamos a Nicaragua y al mismo tiempo exige una serie de “reformas democráticas”.

Este proyecto en el Senado se suma al introducido el 5 de abril en el Congreso por Ileana Ros-Lehtinen y Albio Sires.

Cruz indicó en un mensaje que el Nica Act en el Senado es para que Estados Unidos use su voz y voto en los organismos financieros internacionales en contra de los préstamos a Nicaragua.

Además, Cruz indicó que Estados Unidos deberá oponerse a los préstamos de los organismos financieros internacionales a Nicaragua hasta que el Secretario de Estado de Estados Unidos certifique que el gobierno de Ortega “toma pasos efectivos a favor de elecciones justas y libres y combata la corrupción”.

“Estados Unidos no puede cegarse… Si el presidente Ortega quiere asistencia financiera en las que Estados Unidos es un contribuyente y donde tiene voz, debe impulsar reformas democráticas”, expuso el senador.

Cruz agregó que trabajará junto a los congresistas para que se apruebe la Nica Act.

“Tanto Nicaragua como todo el querido pueblo libre de Centroamérica dependen del liderazgo de Estados Unidos”, concluyó.

Cruz ya había introducido en diciembre pasado, una propuesta de la Nica Act, la cual finalmente no se aprobó.

La opinión ciudadana

En Nicaragua, una encuesta divulgada esta semana muestra que el 64.1% de los ciudadanos consideran que la Nica Act perjudica a la democracia.

Seis de cada diez nicaragüenses dicen estar en desacuerdo con quienes, desde Nicaragua, han promovido o apoyado a la Nica Act, indica la encuesta de M&R Consultores.

“El 63.5% de los nicaragüenses desaprueba ese tipo de iniciativa, hay un 10.2% que le es indiferente; esa indiferencia, según pudimos establecer en este estudio, tiene una connotación de rechazo en tanto lo ven como que es un país extranjero tratando de entrometerse en cosas internas de otro país”, explicó Raúl Obregón, gerente general de M&R.

El 64.1% respondió que la Nica Act perjudica a la democracia y el 29.7 % dijo que beneficiaría a la democracia del país. El 6.3% se abstuvo de responder.

La encuesta fue realizada a nivel nacional entre el 4 y el 12 de abril, en todo el país, y el nivel de confianza del estudio es de 95%.

La posición de la OEA

El 5 de abril pasado, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, expresó su preocupación por la reactivación de la Nica Act en el congreso de Estados Unidos.

De acuerdo con el comunicado de la OEA, la iniciativa de ley, que deberá pasar un proceso de aprobación en la Cámara Baja, Senado y luego tendría que ser ratificada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “no constituye un aporte constructivo” al proceso acordado entre la OEA y el gobierno nicaragüense para mejorar los procesos electorales y la institucionalidad.

La OEA indicó entonces que “expresa su preocupación ante la reactivación del proceso legislativo en el Congreso de Estados Unidos del proyecto de ley conocido como Nica Act”.