•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua está en aumento la demanda de atención a pacientes que necesitan cirugías por  problemas de malformación congénita, reconstrucción de cabeza y cuello, mano y plexo branquial, así como reconstrucción de mamas y extremidades inferiores, asegura el doctor Mauricio Mendieta Espinosa, director del recién inaugurado Centro de Cirugía Plástica Reconstructiva y Microcirugía del Hospital Metropolitano Vivian Pellas, de Managua.

En esta entrevista explica cómo son los procesos, el costo y su importancia. 

¿Qué tanta es la demanda de reconstrucciones?

Existe la necesidad, por eso se fundó este centro, ya que a lo largo de  nuestras carreras nosotros desarrollamos este tipo de procedimiento en los hospitales del Estado, donde siempre se tenía que ir más allá de la reconstrucción tradicional, esto se refiere a la microcirugía, que antes se requerían  5 o 6 cirugías para cubrir estos defectos y ahora los podemos hacer en una sola cirugía al llevar tejidos propios de las personas.

Lea: Las dos caras de la cirugía plástica

¿Estas cirugías son más por estética o por enfermedades?

Siempre hay un problema estético de fondo, en el sentido de que tal vez hay una cicatriz o una secuela que puede ser muy evidente, lo cual es algo estético, pero vamos más allá, a la funcionalidad. Por lo general son pacientes que han tenido cáncer, un trauma o han nacido con una malformación congénita, una malformación a nivel de la mano, o una parálisis a nivel del plexo braquial, que es lo que nos permite movilizar nuestro hombro, codo, mano y hacer movimientos finos. Esto va de la mano, lo funcional con lo estético. 

¿En que consiste una reconstrucción mamaria?

Es restablecer la anatomía  posterior a una mastectomía,  creando una mama que sea simétrica a la del lado contralateral y con una apariencia igual a la de la mama sana.

Con esto llevamos un tejido, por lo general de la zona del abdomen, donde tenemos bastante tejido, para dar la forma y la simetría de la mama y que tenga un envejecimiento paralelo al proceso normal de cada persona. No es como un implante, que permanece fijo en su sitio y después hay futuras asimetrías porque no hay un descenso de esa glándula mamaria. La textura es igual en la reconstrucción con tejidos propios, nosotros hablamos de tejidos autólogos, o sea, propios de la persona, eso le da el beneficio a la persona de sentir una mama con textura igual a la de la mama sana.

¿Qué tan costoso es un tratamiento de estos?

Cuando  hablamos de costo preferimos hablar del valor del procedimiento. Es un nuevo modelo que estamos adaptando a un estudio socioeconómico de cada persona. En un procedimiento de reconstrucción de mamas  hay personas que les va a costar un peso y hay otras que les puede costar cinco pesos. Todos tienen derecho y acceso a este tipo de procedimiento, entonces, cuando el paciente viene acá se le hace un estudio socioeconómico.

Con base en ese estudio socioeconómico es que se genera el valor del procedimiento, entonces, tenemos un valor tope de cuánto puede llegar a costar un procedimiento de estos, estamos hablando que en un sector, por decirlo así, económicamente bien, un procedimiento de estos anda por alrededor de los 5,000 dólares, porque tampoco queremos tener valores más allá de eso, ya que esa no es la intención. Hay  personas que inclusive ese mismo procedimiento le puede salir en 150 dólares o menos porque la intención es ayudar,  pero es en base a los ingresos que tenga una persona que hacemos el estimado del valor de un procedimiento.

¿Qué complicaciones hay en un caso de estos?

Los riesgos o complicaciones que se pueden tener principalmente es que esa arteria y vena que se unieron a una zona que lo va a nutrir para que sobreviva el tejido se pueda tapar. Aquí vemos que la monitorización posoperatoria tiene que ser muy estrecha, nosotros cada hora estamos viendo al paciente después de la cirugía, llevamos una hoja de registro para monitorear una adecuada temperatura, una adecuada coloración a su tejido, que tenga una adecuada perfusión y lo medimos con un aparato que se llama doplax, con el cual medimos las pulsaciones que tiene esa arteria —que es con lo que se ven las arterias y las venas— y ese doplex nos dice  cómo está pulsando esa  arteria y esa vena. Si vemos entre una y otra que esto llega a descender, obviamente  tenemos que intervenir a esta persona para restablecer nuevamente  la circulación.

¿Dónde se realizan este tipo de cirugías? 

Podemos decir que somos el único centro formalmente establecido para realizar estos procedimientos, ya que se necesitan especialistas con entrenamiento en la microcirugía, estos procedimientos  se realizan en muy pocos centros de Estados Unidos,  inclusive en Europa y Asia. 

En nuestro caso la tecnología la facilita el hospital, en el sentido que necesitamos microscopía de última generación e instrumental especial, por las suturas que utilizamos y los instrumentos, estamos hablando de que manipulamos una arteria y una vena que puede medir de 0.5 a un milímetro,  con suturas que vemos bajo microscopio, tan delgadas como una hebra de cabello.

¿Usted también realiza implantes por estética?

Sí, todo cirujano plástico llega a realizar este tipo de procedimiento y actualmente en  reconstrucción mamaria se puede llegar a  utilizar, no es que estemos casados solo con la idea de hacer todo con los tejidos autólogos, porque todo depende de tu zona donadora, depende de los riesgos que pueda tener un paciente ante un procedimiento de estos.

Si el paciente es candidato a toda esa gama de procedimientos en que se puede hacer un implante de mamas, un tejido antólogo, que expandamos primero la piel con un dispositivo  que se llama expansor tisular y luego colocar una prótesis definitiva o llevar tejido de la espalda para cubrir esa  prótesis, depende mucho de las condiciones y la morfología que tiene cada paciente.

Lea: “La cirugía plástica es la parte artística de la medicina”