•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El primer scout que existió en Nicaragua se llamó Aubry Campbell. Era un adolescente de 13 años de edad que después de estudiar trabajaba como ayudante de carga en el puerto de Bluefields. Una tarde observó a un norteamericano tirar unas revistas a la basura, las recogió y al leerlas encontró historias de los Boy Scouts of América (BSA). Era el año 1916.

La idea de convertirse en un scout le entusiasmó demasiado, pero había un inconveniente: en la revista se especificaba que para poder formar un grupo necesitaban un líder adulto y la autorización de la BSA. Campbell buscó al pastor moravo Joe Harrison, quien escribió a la BSA solicitando autorización para formar un grupo y se ofreció como líder. En mayo de 1917 obtuvieron el permiso y así  nació la tropa Moravian Uno, integrada por unos 20 adolescentes.

Un “chico explorador” centenario

Eligieron las festividades de mayo para desfilar por primera vez uniformados con pantalones y camisas color kaki y una pañoleta sobre sus cuellos. Al Pacífico los scouts llegaron entre 1929 y 1931 con la formación de la tropa San Jorge en el Colegio Centro América de Granada. Así se fueron expandiendo en todo el  país. 

BUENOS CIUDADANOS

Este tipo de movimientos es importante porque “ayuda a los jóvenes a crear su proyecto de vida, que comiencen a pensar qué quieren ser a mediano plazo cuando salgan de la universidad o formen una familia. El scout tiene como principio hacer al menos una buena acción todos los días”, refiere Jorge Katín, presidente de la Asociación de Scouts de Nicaragua (ASN). Gráfico: Katherine Ballesteros / END

Se caracterizan por desarrollar obras sociales. En Managua, el Grupo 77 de la colonia El Periodista cada mes realiza piñatas o entrega juguetes a los niños con cáncer del hospital La Mascota. El Grupo 24 del reparto Schick ejecuta actividades para ayudar a un colegio de El Crucero. 

El mexicano Raúl Sánchez, director regional de la Organización Mundial del Movimiento Scout (OMMS), asegura que en América hay unos cuatro millones de scouts, a los que se les inculca una educación que abarca seis áreas de desarrollo: corporal, afectivo, social, espiritual, creativo y del carácter.

“La metodología de enseñanza se basa en el aprender haciendo. Si tienen que hacer una fogata se lo enseñamos, si tienen que cocinar sus alimentos se les enseña. Es una forma de volverlos más independientes. Lo más importante es que todas estas actividades deben ser divertidas y eso es lo que les atrae”, comentó el mexicano, quien ayer arribó al país para participar en las actividades contempladas en el marco del centenario de existencia de los scouts en Nicaragua.

ACTIVIDADES

El 8 de mayo se cumple el primer centenario de presencia de los scouts en Nicaragua. Mañana habrá una sesión especial en la Asamblea Nacional, donde le otorgarán un reconocimiento a Jorge Katín, en representación de la ASN. 

El viernes habrá un acto oficial en el Centro de Convenciones Olof Palme al que está invitado el presidente Daniel Ortega. El sábado habrá una actividad cultural en el Paseo Xolotlán y el domingo un campamento en el IND, donde renovarán su juramento a las 5:00 a.m.

Algunos personajes nicaragüenses que, según Katín, han sido scouts son el presidente Daniel Ortega, el expresidente Enrique Bolaños, Julio Martínez, el diputado Carlos Emilio López y el exmagistrado del Poder Judicial Edgar Navas.