•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un cruce de acusaciones y desmentidos caracteriza el enfrentamiento entre Los Pipitos y la Fundación Teletón (Funte), que se disputan seis centros de atención a niños con discapacidad creados con las donaciones anuales de la población, supuestamente mal usadas.

El detonante de esta crisis entre las organizaciones es la solicitud para finalizar relaciones que realizó la Asociación de Padres de Familia con Hijos con Discapacidad, Los Pipitos, por el uso del 40% de las recaudaciones en gastos administrativos de Funte, a lo que la fundación respondió solicitando el desalojo de los seis centros que están legalmente registrados bajo su nombre.

En conferencia de prensa durante horas de la mañana de ayer, Ruth Elizondo, madre fundadora y tesorera de Los Pipitos, aseguró que mediante una carta habían recibido la petición de desalojar los centros en un plazo de diez días.

“Falso de total falsedad que les hemos dado plazo alguno”, enfatizó el presidente de la junta directiva de Fundación Teletón, Evenor Taboada, en otra conferencia de prensa realizada durante la tarde. 

La carta en mención, publicada posteriormente por Los Pipitos y fechada del 26 abril de este año, solicita “la entrega ordenada y programada de los centros y su equipamiento”, en Villa Reconciliación, Ciudad Sandino, Chinandega, Ocotal, Rivas y Juigalpa; aunque no explicita un plazo específico. 

Desde el miércoles se hizo pública esta denuncia de Los  Pipitos, organización no gubernamental que atiende y da servicios a niños y adolescentes con discapacidad, que señala a la Fundación Teletón (Funte) de usar el 40% de las donaciones para gastos administrativos, así como las amenazas de desalojo en seis centros asistenciales que están a su nombre.

Sin embargo, Elizondo afirmó por la mañana que el tema del desalojo había quedado relegado en la reunión sostenida el martes por los miembros de la junta directiva de ambas organizaciones. 

Lea: Teletón dispuesto a administrar centros de atención a niñez con discapacidad

Cambio de rol

Además del gasto del 40%  de los fondos y las amenazas de desalojo, la junta directiva de Los Pipitos señala que Teletón trata de asumir directamente el rol de servicio a los discapacitados. Con la finalización del contrato de uso de marca y nombre comercial del Club 20-30, dueño de la marca Teletón, un nuevo convenio marco de cooperación “establecía unas condiciones a Los Pipitos muy alejadas de su condición de beneficiario y creador de la Funte, asignándole un papel de mero administrador de los centros”. 

“Quisieron convertirse en operadores, compitiendo con el rol que ha jugado Los Pipitos como conocedor del trabajo de la discapacidad y de las necesidades de los padres de familia”, aseguró Elizondo, quien afirma que en el convenio anterior el papel de Funte se limitaba al de “recaudadores y administradores”. 

Por su parte, Taboada mencionó que Funte inició sus operaciones “con algo que es lo que vale en todo el mundo: la marca”. Y agregó que Los Pipitos “tuvieron que buscar el apoyo de alguien” para iniciar labores de recaudación. 

Elizondo destaca, en cambio, que Funte “quiere quedarse con los centros” que se han construido con las recaudaciones anuales, ya que están legalmente inscritos a nombre de esa fundación. Ella explica que permitieron esto “por buena voluntad, porque nos amparamos en que estaba el convenio y no pensás que vas a llegar a un momento en que te van a querer quitar tu patrimonio. ¿Cómo ellos se van a quedar como dueños de algo que estaban administrando?”

Sobre el tema, Taboada mencionó que ellos cederían a pasar los centros a nombre de Los Pipitos solamente “si ellos nos dicen: ya tengo los fondos para mantener vivos estos 8 centros para seguir atendiendo a estos niños”. 

Taboada declaró además que “eso sí se lo dijimos, está bien si querés divorciarte, pero esos expertos que tenés vos allí, pagados con los fondos de Teletón, pásennoslos a nosotros”.

¿Cómo se reparten los fondos?

La Funte es la entidad encargada de la recolección que año con año se realiza a beneficio de niños y niñas con discapacidad atendidos en 8 de los 39 centros de atención de Los Pipitos ubicados en diferentes departamentos del país.

Funte reconoce que  destinan aproximadamente el 38% de la recaudación a gastos operativos y al montaje del evento central, estos se desglosan en el pago de su personal administrativo conformado por 13 personas, quienes utilizan el 17.9% del dinero recolectado, es decir, US$180,000, se gastan 7.1% que equivale a más de US$72,000 al año en servicios básicos (agua, luz, combustible, etc.) y para el evento en sí se destina el 13%, unos US$130,000.

La representante de Los Pipitos, Ruth Elizondo, destacó que en 2012 el gasto administrativo rondaba los US$80,000 y fue ascendiendo progresivamente hasta llegar el año pasado a US$350,000.  José Evenor Taboada (de camisa verde), de Funte.

Alrededor del 62% se destina a los programas de los centros de rehabilitación. Taboada explicó que este dinero no se transfiere directamente a Los Pipitos, sino que Funte se encarga de administrarlo y realizar pagos de nómina a los colaboradores y especialistas, gastos de mantenimiento e infraestructura. 

“Funte tiene el cuerpo administrativo más pequeño de los teletones en Latinoamérica (13 personas) y este cuerpo vino creciendo desde hace tres años, porque en acuerdo con ellos (Los Pipitos), en la junta directiva se decidió que el esfuerzo de recaudación tenía que ser todo el año”, argumentó Taboada.

Negociación

La representante de Los Pipitos informó que “en el proceso de negociación planteamos que se pusiera un límite no mayor de un 20% entre el gasto del evento y el gasto administrativo, y eso no fue aceptado”, añadiendo que, de reducirse a la mitad este gasto, podría darse mayor cobertura a otros centros municipales de Los Pipitos que no reciben financiamiento. 

Taboada enfatizó en que “la cobija no daría para nada” si se usara el presupuesto para los otros 31 centros de Los Pipitos. 

Aunque se conoce que han existido reuniones de negociación entre ambas  organizaciones, no parece haber todavía un punto de acuerdo sobre el futuro de la alianza entre ambos. 

Ruth Elizondo reveló que habían puesto una “queja” ante el Ministerio de Gobernación (Migob) hace tres semanas, aunque no habían obtenido respuesta. Evenor Taboada, por su parte, confirmó que habían recibido una citación de este ministerio el pasado martes, aunque no difundió la fecha del encuentro. Lo que sí explicitó fue que “si quisieran aplicar los contratos, (el Migob) sería un árbitro”. 

Ambas organizaciones destacaron que el interés superior son los niños y niñas con discapacidad, por lo que enfatizaron que el funcionamiento de los ocho centros en cuestión seguirá normalmente. 

Leonel Bendaña, representante del Club Activo 20-30, manifestó que existe la posibilidad de firmar un convenio con la Fundación Teletón, dejando fuera a Los Pipitos. “Nosotros somos dueños de la marca y estamos evaluando cómo solucionar este problema de la mejor manera”, puntualizó.