•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El actual conflicto público entre la Fundación Teletón (Funte) y la Asociación de Padres de Familia con Hijos con Discapacidad, Los Pipitos, ha generado incertidumbre entre los padres de familia de niños y niñas con discapacidad en los diferentes centros de educación temprana del país.

“El escándalo  entre las dos fundaciones nos  mantiene confundidos,  y los señalamientos de corrupción ya nos están perjudicando por lo que se dice en las redes sociales”, manifestó Ariel Navarro, padre de una niña de 12 años con discapacidad que asiste al Centro de Estimulación Temprana en Rivas. 

En Chinandega, Francisco Tercero, un donante que colabora cada año en la recolecta nacional, expresó que “tengo temor que estos centros terminen cerrándose, pues Chinandega es el departamento después de Managua que más contribuye para el bienestar y calidad de esa población infantil”, afirmó a causa del escándalo de las dos organizaciones de bienestar social.Fuente: Fundación Teletón

“Y si desalojan a Los Pipitos ¿a dónde iremos a continuar con las rehabilitaciones de nuestros niños?”, se preguntó Francis Morales, una de las más de 4,000 madres que tienen hijos con discapacidad en el Centro Regional de Rehabilitación y Educación Temprana ubicado en Juigalpa. 

Estas preocupaciones provienen de la solicitud que envió Fundación Teletón (Funte) a Los Pipitos el 26 de abril, pero hecha pública el jueves de esta semana, en la que se pide “la entrega ordenada y programada de los centros y su equipamiento”. 

Los centros en cuestión son los ubicados en Villa Reconciliación, Ciudad Sandino, Chinandega, Ocotal, Rivas y Juigalpa inscritos legalmente a nombre de Funte pero construidos con los fondos de recolección anual de Teletón a beneficio de Los Pipitos. 

Aunque los directivos de Funte solicitaron el desalojo de Los Pipitos en caso de una ruptura entre ambas organizaciones, explicaron que esto no implicaría un cierre de los centros, sino una nueva administración. 

“Trabajaríamos con el mismo personal que está allí, nada más que en vez de estar contratado por ellos (Los Pipitos), pasa a ser contratado por Teletón, como es la práctica en todo el mundo de los teletones”, afirmó Evenor Taboada, presidente de la junta directiva de Funte.

El Nuevo Diario supo que durante estos días en algunos centros de Los Pipitos se programaron reuniones entre el personal de los centros y familiares para intentar dar respuesta a sus interrogantes. 

Atención

Otra problemática que comparten padres y madres de familia es la disminución en la calidad de la atención de algunos centros. 

“Mi hija está en edad de cambios a la adolescencia. No hay sicólogo, no hay ginecóloga. Hay personal pero este no está al servicio de nuestras necesidades”, dijo una madre de familia que asegura que en el centro de Chinandega hay mala atención, y que omite su nombre por temor a represalias.

Según esta madre chinandegana, en el Centro Regional de Estimulación Temprana no hubo fisioterapista por espacio de tres meses, y el recurso que ahora está contratado solamente puede dar atención una vez por mes a los pacientes. 

Una situación similar se percibe en el Centro de Estimulación Temprana ubicado en Villa Reconciliación, Managua, en donde los instrumentos para fisioterapia se limitan, entre otras cosas, a colchonetas y pelotas de goma. 

Sonia Gutiérrez, fiscal del centro, confirmó que solo cuentan con una fisioterapeuta, quien asiste una vez a la semana a suplir la demanda de todos los niños y niñas de la zona. 

En Rivas, el único fisioterapeuta es un voluntario japonés, y hay carencia de equipos para la realización de terapias, de acuerdo con Ileana Espinoza, coordinadora departamental. También destacó que no se dispone de transporte para los discapacitados ni con viáticos para apoyar la movilización de los padres que llegan desde zonas lejanas.

Espinoza confirmó que Funte se encarga de sufragar el pago de los servicios básicos y  los exámenes especializados que les realizan a los niños  en Managua. Detalló que en 2016 el presupuesto anual que les destinaron fue de US$8,000.  

Evenor Taboada explicó en días anteriores que el dinero recolectado en Teletón no se transfiere en efectivo a Los Pipitos, sino que Funte se encarga de administrarlo y realizar pagos directamente a los colaboradores y especialistas, así como de los gastos de mantenimiento e infraestructura.

Pese a la confusión generalizada en padres y madres de familia con hijos con discapacidad, las atenciones en los diversos centros del país continúan con normalidad. Así logró comprobar El Nuevo Diario en su visita por los seis centros que se encuentran en el actual conflicto de intereses. 

¿Cómo inició?

Los enfrentamientos entre las dos organizaciones que trabajan en beneficio de niños y adolescentes con discapacidad se dio a conocer el miércoles pasado por Los Pipitos. 

Mediante una invitación a conferencia de prensa, Los Pipitos explicaban que Funte usaba el 40% del dinero recolectado en el Teletón para sufragar gastos administrativos. Funte posteriormente reveló que el 38% de la recolección se utiliza para gastos operativos de esa fundación y los costos del evento anual Teletón. 

Después de intensas negociaciones, el conflicto ha escalado hasta el Ministerio de Gobernación, el cual según palabras de Taboada, “podría funcionar como árbitro” entre ambos organismos. Aun no se ha revelado cuándo tomará lugar la reunión entre ambas partes y las autoridades.