•   Masaya, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Erick Antonio Aguilar Amador, de 25 años de edad, habitante del barrio Pancasán, será recordado por sus familiares como una persona tranquila que no se metía con nadie, callado y servicial. El día de su muerte salió de su casa rumbo a la vivienda de sus hermanas, que viven en la calle opuesta.

Mamá, se ahogó Erick —me dijo. 

¿Cómo se va a ahogar? —respondí. Yo creía que era mi otro nieto que mucho toma. No lo creía, pero sí, Erick se ahogó. 

“Mi hermana tiene un camioncito y se fue a traerlo. Sentía un presentimiento. A él no le gustaba meterse al agua, porque algo me dice que a él lo aventaron”, recordó Juana Paula Amador Ruiz, abuela materna.

Los familiares aseguran que Erick no tenía dinero para salir de paseo y fueron unos conocidos de la otra calle quienes insistieron en que fueran a la laguna, y hasta el pasaje le pagaban. 

Hay varias versiones sobre su muerte. Una de ellas sugiere que fue por agarrar un pescado y la otra es que tenía calor y se metió al agua.  END

“Ninguno de los que andaban con él dio aviso, sino que mandaron a otra persona. Ellos no han dado la cara, cuando cayó, él solo sacaba las manos y no hicieron nada por salvarlo”, expresó la abuela materna.

Un dueño de un negocio recuperó el cadáver del muchacho, pero sus familiares insisten en que hubo mano criminal. Sin embargo, el dictamen del médico forense determinó que la causa de la muerte es por sumersión.

El muchacho trabajaba en una panadería cercana y cursaba el segundo año de secundaria en el Instituto Central.

Más fallecidos

Edgar Rayo, responsable de la Dirección General de Bomberos de Masaya, informó que hasta la fecha 7 personas han muerto por sumersión y todos los puntos de la laguna de Apoyo son peligrosos por su origen volcánico, que es un cono y las características de las costas.

“El sector de El Pochote es bastante profundo y casi no hay costa, al igual hay demasiadas piedras, las zonas donde están los hoteles también son profundas, si nos vamos a la zona de los ranchos el agua se ha retirado bastante y hay derrumbes de arena”, indicó Rayo.

El bombero mencionó que ninguna de las zonas están señalizadas, todos los hoteles están en la obligación de señalizar su zona donde diga: “No meterse a aguas profundas”, “Zona peligrosa”, o bien poner boyas de límites hasta donde pueden llegar los veraneantes.

“Los reportes de los ahogados se están dando más, porque no acatan las recomendaciones de las instituciones de primeras respuestas, se meten en estado de ebriedad, se meten con ropas pesadas, se meten terminando de comer, y eso ocasiona congestión y que te sumerjas, el no calentar antes de entrar te da calambres musculares, porque al meterse el músculo recibe agua poco helada y lo somete a ejercicios bruscos, se contraen, ahí pierden flotabilidad y rápidamente se ahogan”, insistió Rayo.

En cuanto a los centros turísticos de la laguna de Apoyo, deben disponer de una toma de agua para extinción de incendios o barriles con agua, todas las vías de evacuación deberán estar señalizadas y despejadas.

En el caso de los centros turísticos, hoteles y centros de diversión deberán contar con un plan de emergencia, se debe estar atentos  en caso de sismos, evitar entrar al agua en estado de ebriedad, evitar entrar al agua después de ingerir alimentos, conducir con prudencia, velocidad mínima y en sobriedad, mantener el cuido en los niños, no meterse a aguas profundas, no meterse con ropas pesadas, respetar las recomendaciones que le dan los socorristas y bomberos, y por último, respetemos las lagunas, que son peligrosas, más cuando las retamos a meternos largo, nunca subestimemos el agua, nos pueden llevar a la muerte.

Pobladores del municipio de Diriomo y Diriá, Granada, que colindan con la laguna de Apoyo, cuentan que las aguas de este cuerpo de agua son peligrosas debido a que las zonas costeras son reducidas, además que existen corrientes dentro de ella.

Contaminación en laguna de Masaya no se detiene

Mayra Flores, de 60 años, que habita en Diriá, perdió a su hijo Alberto Ticay, de 13 años, en Apoyo. El joven se ahogó en uno de  los puntos ciegos de la laguna y, según compañeros que lo vieron ahogarse, fue halado por una corriente. 

“Los compañeros de mi hijo contaron que estaba en una zona donde había costa, pero Alberto se metió un poco más, fue arrastrado por las aguas. Lo encontraron después atrapado en unas rapas a metros más lejos de donde se ahogó”, contó Flores.

Teodoro Flores, un anciano de 78 años que baja a la reserva a buscar leña, cuenta que históricamente en el cuerpo de agua se han ahogado decenas de personas. “Desde que yo recuerdo, siempre ha habido muertos, ya que la laguna es demasiada profunda”, dice.

Catarina en 360°

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus