• |
  • |
  • Edición Impresa

Francia abrió un consulado en la turística ciudad colonial de Granada, a 45 kilómetros al sureste de Managua, y nombró a Pascal Picot como su representante, informó ayer la embajada francesa en Nicaragua.

La agencia consular francesa abrirá sus puertas a partir de hoy, indicó la delegación diplomática en una declaración.

El cónsul honorario atenderá asuntos de protección y asistencia a miembros de la comunidad francesa, así como la gestión y entrega de documentos administrativos, de acuerdo a la información.

Asimismo, contribuirá a estrechar lazos económicos y culturales entre Francia y Nicaragua.

Picot reside en Nicaragua desde el año 1995 y ha desarrollado con éxito una actividad económica en el ámbito turístico en Granada.

La ciudad colonial, ubicada en el Pacífico, fue fundada en 1524 y es uno de los principales destinos turísticos de Nicaragua y con mayor riqueza histórica y cultural del país.

La urbe, que conserva el toque arquitectónico colonial, fue de las primeras en ser fundadas por el español Francisco Hernández de Córdoba, a inicios del siglo XVI.

Entre sus riquezas naturales posee el Gran Lago de Nicaragua con varias isletas y sus tiburones de agua dulce.

Esa ciudad, que aún se puede recorrer en coches halados por caballos, fue asediada en el pasado por piratas ingleses y filibusteros estadounidenses que buscaban apoderarse de ella para conquistar luego Centroamérica.