• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El pronóstico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) indica que la nubosidad y el aumento de lluvias a nivel nacional ha provocado un descenso en la temperatura ambiental, y con la presencia de una zona de baja presión en el Pacífico es posible que las lluvias continúen el resto de la semana.

La temperatura máxima pronosticada para occidente es de 34, mientras que la capital se mantienen a 34 grados y 33 grados para el resto del país, de acuerdo al portal web del Ineter.

La entrada de un fenómeno de baja presión en el sur de México podría causar el ingreso de humedad al territorio nacional por el Océano Pacífico, lo que podría provocar “muchas lluvias” este fin de semana, explicó ayer la vicepresidenta de la república, Rosario Murillo.

Lea: 120 casas afectadas por las lluvias el fin de semana

Aunque por el momento no se ha emitido una alerta directa para Nicaragua, Murillo advirtió a pescadores artesanales e industriales tomar precauciones en los próximos días ante la presencia de fuerte oleaje en las costas del Pacífico. Hasta ayer, la zona de baja presión fue localizada a unos 500 km de las costas de San Juan del Sur, y se estará moviendo paralelamente en dirección al istmo centroamericano, con dirección hacia las costas de México, según la información divulgada en medios oficiales.

Marcio Baca, director del Ineter, señaló también que se espera que en esta semana el cielo se mantenga nublado y se incrementen las lluvias a nivel nacional a partir del miércoles.

“Vamos a estar recibiendo mucha humedad proveniente del Océano Pacífico hacia el interior del territorio nacional y esto estará provocando que para la tarde y la noche se vaya desarrollando mucha nubosidad y con ello la presencia de lluvias, que seguramente podrían alcanzar la intensidad de lluvias moderadas y aisladamente podrían ser fuertes en algunos sectores del Pacífico”, declaró Baca a medios afines al Gobierno.

También: Alcaldía de Managua en busca de fondos para reducir riesgos